MÉXICO, DF, 31 de marzo de 2015.- El consejero electoral del INE, Marco Antonio Baños, descartó que el proceso electoral del próximo 7 de junio vaya a presentar altos niveles de abstencionismo como los que se dieran en procesos intermedios pasados, ya que debe considerarse que a diferencia de otros procesos, en esta ocasión hay 17 estados con elecciones coincidentes, en procesos cercanos a la gente como ayuntamientos y gobernadores, lo que elevará la participación ciudadana.

“Tengo la impresión de que esta elección intermedia no será un proceso con porcentajes de abstencionismo como ha ocurrido en el pasado, creo que la tasa de participación será importante en esta ocasión y que los ciudadanos independientemente de las situaciones que se han vivido en varias entidades están conscientes de la importancia de ejercer su voto”, acotó el presidente de la Comisión de Vinculación con Organismos Públicos Locales.

Sin embargo, subrayó que el Instituto Nacional Electoral está trabajando considerando la eventualidad de que los ciudadanos no vayan a las urnas y se presenten niveles de abstencionismo similares a las pasadas elecciones intermedias anteriores de 2009, donde un grupo de intelectuales emprendió una campaña para llamar a la ciudadanía a anular su voto.

“Vivimos situaciones inéditas en estados como Guerrero, pero me da la impresión de que con la necesidad que se tiene con las elecciones para integrar los poderes públicos los ciudadanos acudirán a las urnas a ejercer su derecho al voto”, insistió Baños Martínez.

Respecto a la falta de legitimidad de los partidos políticos, el consejero destacó que son instancias importantes para la democracia mexicana y no hay en el contexto del desarrollo de la democracia mexicana un desarrollo posible sin los propios partidos políticos, no obstante tienen el reto en estas elecciones de volverse una opción que represente y analice los intereses de los ciudadanos.

“Esa es la reflexión que debieran hacer los partidos para que modifiquen los esquemas de representación social y se conviertan en instancias que realmente canalicen las demandas sociales, es parte no la podemos evadir, pero dejar a la sociedad mexicana sin partidos políticos podría ser caótico para la democracia del país”, concluyó.