CIUDAD DE MÉXICO, 24 de abril de 2019.- Debido a la proliferación de expendios de cerveza, chelerías, en la Ciudad de México, la diputada María de Lourdes Paz Reyes propuso modificaciones a la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal, para clausurar estos negocios que venden bebidas alcohólicas en el interior de sus locales o en la vía pública, entre otras cosas, busca "incorpora la prohibición de que se venda refrigerada o en condiciones diferentes a la temperatura ambiente a efecto de desalentar su ingesta en ese momento".

"En la Ciudad de México hemos presenciado que en los últimos meses se han incrementado los lugares donde se oferta la cerveza para su consumo inmediato; sin embargo, la modalidad irregular con la que operan estos comercios va desde la venta callejera de productos en envase abierto, hasta dentro de los establecimientos, que deberían contar con un permiso para la venta de bebidas por copeo”, explicó la legisladora integrante de la fracción parlamentaria de Morena, durante la sesión ordinaria de este miércoles en el Congreso local.

Agregó que en los casos de misceláneas, vinaterías o tiendas de conveniencia, en donde se expenden las bebidas en envase cerrado, también el consumidor encuentra las condiciones, ya sea toleradas o no por el titular del establecimiento, para consumir el producto al interior o en las inmediaciones del local comercial.

Recordó que durante febrero pasado, el secretario de Seguridad Ciudadana de la capital, Jesús Orta Martínez, informó que el aumento de las denominadas chelerías se daba principalmente en zonas conflictivas, donde se incrementó la venta irregular de bebidas alcohólicas, tanto en vía pública como en establecimientos mercantiles, por lo que expuso que se trabajará en conjunto con las 16 alcaldías para clausurar definitivamente este tipo de giros que carezcan de los permisos correspondientes de la CDMX.

Por ello, propuso la modificación al artículo 36 de la Ley de Establecimientos Mercantiles de la capital, para obligar a los propietarios de los giros de bajo impacto a que vendan bebidas alcohólicas en envase cerrado; además, a informar a sus clientes que está prohibido la ingesta de esos productos al interior de los locales y en la vía pública, explicando las posibles consecuencias jurídicas en caso de incumplimiento, como son el exhorto a retirarse del lugar, o la solicitud de la fuerza pública.

Añadió que se incorpora la obligación de los propietarios a desincentivar el consumo excesivo de bebidas embriagantes, difundiendo las consecuencias sobre el abuso del alcohol, además de implementar las medidas tendientes a limitar su disponibilidad en condiciones óptimas para consumo inmediato, como es el caso de la cerveza.

"Se incorpora la prohibición de que se venda refrigerada o en condiciones diferentes a la temperatura ambiente a efecto de desalentar su ingesta en ese momento.

"Además, se modifica el artículo 66 y se adiciona el 71 para modificar las sanciones aplicables en caso de permitir o facilitar el consumo de bebidas al interior de sus locales o en la vía pública, sustituyendo las sanciones pecuniarias por la clausura permanente del establecimiento”, concluyó la legisladora Paz Reyes.