CIUDAD DE MÉXICO, 13 de agosto de 2016.- El ex presidente cubano Fidel Castro celebró su 90 aniversario con un llamado a preservar la paz en el mundo, pues la humanidad, dijo, enfrenta “el mayor riesgo de su historia”.

En una carta publicada por el portal oficial Granma que se titula El cumpleaños, el ex mandatario expresó su “más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes”.

En el texto, Castro hace una remembranza de su niñez, su familia y en especial a su padre. “Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante”, lamentó.

“Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo”, compartió.

“En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad”.

Carta íntegra AQUÍ