CIUDAD DE MÉXICO, 21 de mayo de 2019.- Pese a las encuestas que no lo favorecen, el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino dejó en claro que no declinará a la elección extraordinaria, confió en que su experiencia y trabajo en aquella entidad le alcanzará para que los poblanos le den su voto y aseguró que la única encuesta que tomará en cuenta, será la del 2 de junio.

"No tengo prevista ninguna decisión diferente que no sea llegar al 2 de junio y poder comunicarles a todos que hemos ganado (...). Lo único que voy ratificar es que voy a seguir sirviendo a Puebla, en mi línea de honestidad y que voy a ganar esta elección, 2 de junio; hay un candidato poblano que ha trabajado, que nunca se ha manchado con la corrupción, que ha dado resultados", sostuvo.

En conferencia de prensa desde la sede nacional del PRI, Jiménez Merino señaló que lamenta que los candidatos del PAN, Enrique Cárdenas y de Morena, Miguel Barbosa, fomente la confrontación, pues aseguró que solo se lanzan acusaciones mutuas, donde parece que, "hay competencia por ver quién acusa más de corrupto al otro".

Aunque se definió como un conciliador nato, aseguró que a Miguel Barbosa, no le ve las condiciones físicas para dirigir un estado, razón por la cual, dijo, tal vez no ha hecho campaña, además, señaló que tiene una actitud soberbia pues no le ve capacidad de escuchar a los demás y solo reconoce lo que él dice y hace; Jiménez Merino insistió en exigir al morenista que aclare las acusaciones en su contra en torno al origen de sus recursos y le pidió que los transparente.