CIUDAD DE MÉXICO, 15 de octubre de 2019.- El proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversos artículos a la Constitución Política en materia de consulta popular y revocación de mandato, aprobado este martes por el Pleno del Senado de la República, incluye el proceso de rescisión para el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

En el artículo Quinto Transitorio, se establece que en caso de solicitarse el proceso de revocación de mandato para el actual titular del Ejecutivo federal, la solicitud de firmas comenzará en el mes de noviembre y hasta el 15 de diciembre de 2021.

La petición correspondiente deberá presentarse dentro de los primeros 15 días de diciembre de 2021. En el supuesto de que la solicitud sea procedente, el Instituto Nacional Electoral (INE) emitirá la convocatoria dentro de los 20 días siguientes al vencimiento del plazo para la presentación de la solicitud y la jornada de votación será a los 60 días de emitida la convocatoria.

La reforma reconoce el derecho constitucional de revocar el mandato conferido, cuando el mandatario no ha cumplido con la expectativa de gobierno para la cual fue electo y ha perdido la confianza de los ciudadanos.

En ningún caso podrá interpretarse el proceso de revocación de mandato como una posible consulta sobre la permanencia en el cargo o la ratificación del mismo. “Se trata de una figura para reconocer el derecho de ciudadanos y ciudadanas a determinar si opta por la conclusión anticipada del mandato conferido”, reza el documento.

Al presentar el dictamen, el senador Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, manifestó que con esta reforma, que llegó para quedarse, se impulsará la democracia participativa y cambiará el sistema político mexicano.

Se acabaron aquellos momentos en los que los ciudadanos, hartos de un gobernante, tenían que esperar nuevamente un proceso electoral para renovar sus esperanzas. “El pueblo pone y el pueblo quita”, enfatizó.

Por la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, su presidenta, Ana Lilia Rivera Rivera, comentó que llegó el momento de liberar, de élites partidarias y de poderes fácticos, al proceso representativo y democrático del país.

Lo que hoy exige el pueblo de México es la democracia participativa, que implica la participación de todos los ciudadanos en las decisiones importantes, por lo que tenemos que acostumbrarnos a que se aplicará de verdad esta máxima: “el pueblo pone y el pueblo quita, e incluso al Presidente de la República”.