MORELIA, Mich., 24 de mayo de 2015.- "Fue una 'salvajidad' todo lo que pasó, no podemos comprender que tanta gente opinemos lo mismo, que nuestros familiares estén en una posición de golpeados, unos irreconocibles, sin dientes", recriminó una joven uruapense a las afueras del Servicio Médico Forense (Semefo).

Sin mencionar su nombre, visiblemente desconcertada y molesta, la joven espera junto a su esposo e hijos que le entreguen el cuerpo de un familiar abatido el pasado sábado en el Rancho El Sol, en el municipio de Ecuandureo.

Asegura no entender por qué tantas personas fallecieron, pues no eran personas malas, al menos, dice, sus dos familiares: "Si fueran personas malas no los hubieran agarrado encuerados, sin zapatos; los hubieran encontrado armados y en posiciones; es una injusticia todo lo que está pasando".
Más información AQUÍ