MÉXICO, DF., 2  de septiembre de 2015.- A sus 80 años de edad, el queretano Carlos Rubio Serrano nunca imaginó que ganaría premio alguno y mucho menos uno de literatura, por el rigor con el que se califica un concurso literario.

Además, eso de enviar su trabajo por correo electrónico para poder concursar, era algo ajeno para él… Quizás, el apoyo de su familia, su hábito por la lectura y/o su habilidad para escribir fueron determinantes: participó y ganó sobre 157 concursantes.

Desde un principio el reto se antojaba difícil, porque aparte de escribir el cuento en una computadora, con cierta extensión mínima y máxima, en determinado formato, tamaño y tipo de letra, y foliado desde la primera cuartilla, habría de cumplir con los requisitos de la convocatoria y reunir una serie de documentos: copia de credencial de elector, copia del documento que acredita su afiliación vigente como derechohabiente del ISSSTE, comprobante de pago, credencial de trabajo, de pensionado y/o jubilado, datos de localización, dirección postal, electrónica, @twitter, Facebook teléfono…, y carta-compromiso de participación aceptando estas bases y especificando que el material enviado es de su autoría...

No obstante, sorteó todos los obstáculos, y venciendo los inconvenientes propios de la edad, con el ánimo en alto y la pila bien puesta, don Carlos se dispuso a escribir el cuento Uno, que inscribió en el Concurso Nacional de Literatura 2015 convocado por el ISSSTE; cuyo jurado calificador, integrado por los profesores de literatura Álvaro Solís, Alí Calderón y Glafira Rocha, se inclinó por su narrativa, y lo hizo merecedor al primer lugar.

Ahora, don Carlos se dispone a viajar desde su lugar de residencia, Querétaro, a la ciudad de México, para asistir al acto de premiación, que tendrá lugar el miércoles 3 de septiembre en el Teatro de la Ciudadela donde, a las 11 horas, recibirá un diploma y un estímulo de 15 mil pesos, que le entregará la Dirección General de Prestaciones Económicas, Sociales y Culturales, a través de la Subdirección de Servicios Sociales y Culturales.

El 6 de agosto, el jurado calificador se reunió en las instalaciones del Instituto y determinó los tres primeros lugares del certamen, entre 157 participantes, considerando los siguientes criterios: “el primer lugar lo obtiene el cuento Uno, de Carlos Rubio Serrano, debido a su propuesta estilística, pues aborda el tema desde un narrador con voz impersonal. El conflicto es sutil, y se va desplegando poco a poco con efectividad durante el desarrollo del relato”.

El segundo lugar lo obtuvo el cuento Claveles rojos, de Elvia Rosa Martín del Campo Morón y el tercer lugar fue para el poema La suerte de las aguas, de Omar Ortega.