MÉXICO, DF, 8 de mayo de 2015.- El sistema inmunológico de Águeda y Laura es su peor enemigo, pues a ambas su propio organismo les hace daño. Ellas padecen Lupus, una enfermedad crónico-degenerativa con una incidencia de 0.5 por ciento en la población mexicana, es decir, alrededor de 600 mil personas.

El Lupus Sistémico Eritematoso es una enfermedad que hasta el momento no tiene cura, donde la propia inmunidad del cuerpo, en lugar de defenderlo de infecciones virales y de bacterias, atacan a la misma persona, explicó en conferencia de prensa el doctor Manuel Robles San Román, presidente de la Fundación Mexicana para Enfermos Reumáticos (Fumerac).

En conmemoración del Día Mundial del Lupus, como se viene celebrando cada 10 de mayo desde el 2001, activistas y expertos en el tema ofrecerán una serie de actividades a fin de sensibilizar sobre el padecimiento y luchar por una mayor investigación sobre las causas que la provocan.

La palabra Lupus significa lobo en latín, en alusión al animal salvaje y agresivo tal como actúa la enfermedad en las personas, pues “corroe y muerde las articulaciones”, expuso Robles San Román desde el Centro Nacional de Comunicación Social, A.C.

La reumatóloga Marta Ligia Ramírez Lacayo, Presidenta de la Asociación de Pacientes Reumáticos de México, A.C. (Aparmac), señaló que uno de los principales retos que enfrentan los pacientes que padecen Lupus es que no existe una prueba única para diagnosticar la enfermedad, aunado de los costosos estudios para detectarlo y el tratamiento posterior.

Precisó que el 90 por ciento de los casos corresponden a mujeres en edad reproductiva entre 16 a 55 años de edad.

Las mujeres tienen mayor frecuencia de afectación entre el 78 y el 98 por ciento, según estudios recientes, en relación con el sexo masculino.

Laura Athié, escritora y autora del libro Calva y Brillante como la Luna. Diario de una Loba contra el Lupus, narra a través de la letra escrita su testimonio y experiencia como persona viviendo con la enfermedad, la cual aprendió a vivir con ésta, ya que su pronóstico de médico de vida era llegar a los 40 años. Actualmente tiene 45.

Águeda Galván Abraham, coordinadora del grupo Lupus LES México, compartió cómo el Lupus cambió su vida, pues aunque pueda parecer una persona sana a simple vista, por dentro su propio organismo la ataca.

Aunque no son datos precisos de 2014, de acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en México alrededor de tres mil personas son diagnosticadas al año con Lupus, entre los 20 y 40 años de edad.

Al no existir un diagnóstico oportuno, por falta de personal especializado, en las instituciones del sistema de salud pública es confundido con otros padecimientos como artritis reumatoide, púrpura trombostopénica, insuficiencia renal, fibromialgia o VIH.