CIUDAD DE MÉXICO, 1 de junio de 2016.- El PRI en la Cámara de Diputados, junto con la Coalición Juvenil en colaboración con la Asociación Civil Motiva, organizaron en San Lázaro un debate entre los candidatos a integrar la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, donde abordaron los temas de igualdad de género, juventud y medio ambiente.

Durante el Debate Constituyente de la Ciudad de México, participaron candidatos del PRI, PAN, PRD, Morena y un independiente, que buscan un lugar en el Congreso Constituyente, que habrá de redactar la primera Constitución de la capital del país, por lo que el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Antonio Díaz Piña, dijo que éstos deberán estar conscientes de que no podrán incorporar al texto de la Carta Magna cualquier cosa que se les ocurra.

“Es una Constitución local y debe estar subordinada y supeditada a la Constitución federal; entonces, no se puede incluir aquello que no esté autorizado y tampoco lo que esté fuera de las facultades del Constituyente”, afirmó.

Los candidatos participantes fueron María Fernanda Bayardo del PRI; Susana Oropeza del PAN; Jaime Cárdenas del Morena; Viridiana Lorelei del PRD; y el candidato independiente Gabriel García Colorado, quienes en el tema de equidad de género coincidieron en decir que se necesita poner en la Constitución de la capital una política transversal que dé certeza jurídica a los derechos de las mujeres en todos los ámbitos, además de sensibilizar a los órganos administrativos encargados de la impartición de justicia para que se respeten los derechos humanos.

La candidata del PAN Susana Oropeza planteó necesario que exista paridad en todas las funciones de gobierno. Mientras Jaime Cárdenas de Morena se pronunció por que en todas las instituciones públicas, privadas y organizaciones sociales de la Ciudad de México exista la paridad entre los géneros.

Propuso que los horarios laborales para hombres y mujeres coincidan con los familiares, a fin de que las obligaciones en el hogar y los hijos, sean igualitarias. Asimismo, reconocer y garantizar los derechos laborales de las amas de casa y trabajadoras domésticas.

En materia de juventud se reconoció que es una población alta en la capital ya que una de cada tres personas que habitan aquí, son jóvenes de entre 12 y 29 años, por lo que es importante que uno de los ejes del documento sea la visión de este sector de la sociedad para garantizar su acceso a los derechos de educación, empleo y salud.  

El candidato de Morena planteó cambiar la política criminal, ya que el 70 por ciento de las personas que están en los centros penitenciarios de la capital tienen entre 18 y 23 años, por robo menor a cinco mil pesos.

La perredista Viridiana Lorelei resaltó que las políticas públicas para jóvenes deben tener enfoque de derechos humanos, garantizar la participación juvenil efectiva, la coordinación y articulación institucional, y el mecanismo de exigibilidad de derechos.  

En lo que respecta a medio ambiente, los aspirantes coincidieron en señalar que un grave problema es que los gobiernos de la Ciudad de México no han renovado la infraestructura del transporte público, lo que ha afectado el ambiente, “en la Constitución, se tendrá que dejar claro qué nivel de gobierno debe atender determinado problema, pues hoy, por no haber claridad, no se resuelven”, aseveró Jaime Cárdenas.

Ante ello, la candidata del PRD señaló cuatro ejes primordiales que deben quedar asentados en la próxima Constitución: gestión integral de residuos sólidos, rehabilitar el sistema de transporte eléctrico, garantizar el acceso al agua a todos los habitantes y pugnar por mecanismos que mejoren la calidad del aire en la Ciudad de México.

El único candidato independiente presente en este debate, Gabriel García Colorado, señaló la necesidad de visibilizar en la Constitución el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia y, “ejercer todas las oportunidades que esta ciudad le otorgue en condiciones de igualdad sustantiva, es decir, a partir de la creación y desarrollo de políticas públicas que garanticen de manera transversal la incorporación de la perspectiva de género”, afirmó.

Sostuvo que las políticas públicas en educación para los jóvenes “son depredadoras”, ya que disminuyeron la universidad pública, y “el embate de las instituciones privadas ha dañado seriamente la economía de las familias”, por lo que se pronunció por el derecho al trabajo, a la recreación y la salud, y por impulsar medidas a favor del desarrollo económico.

Manifestó que hoy no existen políticas efectivas para mantener saludable el medio ambiente. “Debe ser un eje transversal para mejorar la calidad de vida de la población”.

Se concluyó que en la nueva Constitución se deben dar mayores herramientas de participación para alcanzar una ciudad equitativa, donde todos puedan acceder a los servicios y derechos.