CIUDAD DE MÉXICO, 7 de abril de 2016.- Crítica con su instituto político, la senadora perredista Iris Vianey Mendoza alza la voz y descalifica la actuación antidemocrática de su dirigencia nacional, que ha hecho a un lado la decisión de sus militantes al imponer candidatos –principalmente en Quintana Roo y Oaxaca–, y ha puesto en un límite al Partido de la Revolución Democrática, el cual, sostiene, molesta, “está a punto de fracturarse y no ser opción para el 2018”.

Y su declaración sorprende: “el PRD ni parece revolucionario ni tampoco democrático”.

Entrevistada por Quadratín México en la sede del Senado, la política michoacana dice que es lamentable la “enorme inconformidad de la militancia” en los casos de los candidatos elegidos en Quintana Roo, el ex priísta Carlos Joaquín González, y en Oaxaca, donde se pasó por encima de la decisión popular que apoyaba abiertamente a Benjamín Robles Montoya y se eligió al ex priísta José Antonio Estefan Garfias, quien es el candidato del actual gobernador, Gabino Cué Monteagudo y que actuó abiertamente para que fuera favorecido su delfín.

Sostiene la senadora que “no se consultó a las bases” y reitera, mientras mueve las manos para darle más énfasis a sus declaraciones:

“La crisis del PRD se deriva de esto precisamente, de las prácticas antidemocráticas de la cúpula dirigente. Eso es reprobable…, yo no he compartido las alianzas ni siquiera en los temas en que vemos la oportunidad pragmática de ganar en algunos estados, tampoco las comparto, pese a que algunos integrantes de mi equipo político han participado a favor en algunos estados y no es algo que yo comparta”.

–Inclusive su líder nacional proviene de otro partido político…

–La dirección del actual presidente del partido tiene un gran reto, no sólo por su origen priísta, sino por las circunstancias en que toma las riendas de un partido que está a punto de fracturarse y no ser opción para el 2018. Veo dificultades en la dirigencia del partido, no en la infraestructura, donde hay militantes. Veo desencanto, falta de interés y de información. La gente confía en los perfiles…, llámense caudillistas den la izquierda mexicana… La ciudadanía no ha perdido la esperanza, son los dirigentes, ¡y yo me incluyo! Los que hemos cometido muchos errores.

–Entonces, ¿cómo va a llegar la izquierda para el 2018?

lris Vianey, abogada, egresada de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, oriunda de Aguililla, Michoacán, toma vuelo:

–Aún creo que hay posibilidades de que el PRD se recupere y que sea parte de un gran acuerdo en la que próximamente estaremos participando. Y lo digo con franqueza: sigo viendo a Andrés Manuel López Obrador como la opción para unificar a las izquierdas en nuestro país. No sólo a los partidos, sino también a las organizaciones sociales, a los grupos organizados, a los sindicatos y a una gran parte de la ciudadanía que ven en él una esperanza para México…

– ¿Es un destape, senadora?

Antes de responder, sonríe:

–Él está en trabajo permanente, ha mantenido su ruta, su esfuerzo y quienes trabajamos a ras de tierra, que visitamos los municipios y convivimos con la gente escuchamos la esperanza de que haya una coordinación de los partidos de izquierda, que no se meta en una ola que fracture y que tengamos un sinfín de candidatos independientes que lejos de beneficiar a la pluralidad, vengan a fraccionar y atomizar el voto para que nuevamente el partido en el poder mantenga la Presidencia de la República.

Más adelante la senadora Mendoza, ante la designación de candidatos externos --varios de ellos provenientes de las filas del PRI y del PAN--, consideró que los candidatos de su partido en los estados de Quintana Roo y Oaxaca tienen un panorama nada óptimo en sus aspiraciones.

Y agrega:

“La crisis del PRD se deriva de esto precisamente, de las prácticas antidemocráticas de la cúpula dirigente. Es reprobable, yo no he compartido las alianzas ni siquiera en los temas en que vemos la oportunidad pragmática de ganar en algunos estados, tampoco las comparto, pese a que algunos integrantes de mi equipo político han participado a favor en algunos estados y no es algo que yo comparta”, dice y hace una expresión contundente:

“Considero que vamos a tener un resultado complicado en las próximas elecciones como partido, no se trata de ser fatalistas sino de redoblar esfuerzos y estamos obligados a sacar las campañas de los candidatos designados y ver para adelante”, indica.

En la víspera, el también senador perredista Armando Ríos Piter, dijo que el próximo proceso electoral, donde estarán en disputa 12 gubernaturas y se elegirá el Congreso Constituyente de la Ciudad de México, es un asunto muy complejo para el PRD. En ello coincidió también el coordinador de los senadores perredistas, Luis Miguel Barbosa.

En ese sentido, los tres senadores coinciden en que el panorama electoral donde se elegirán 12 gobernadores y en la Ciudad de México su Congreso Constituyente, no va ser muy fructífero para el PRD, pues independientemente de que en algunos estados la militancia está molesta, se puede dividir al respaldar a candidatos surgidos de Morena.

Al respecto, la senadora oriunda del municipio de Aguililla, en la región de la Tierra Caliente de Michoacán, señala que en Oaxaca “me preocupa mucho” pues al desplazar al senador con licencia Benjamín Robles Montoya, “que era el candidato natural, vemos una gran polarización y creo que el partido se va a debilitar, no quiero ser ave de mal agüero, pero creo y veo un escenario muy complicado para el PRD. Lo mismo ocurre en Quintana Roo.

Las posibilidades se achican

Con relación a las demás elecciones, la legisladora estimó que ve muchas posibilidades en Tlaxcala con Lorena Cuéllar Cisneros, “creo que en Veracruz vamos a tener un buen resultado en lo local y en Tamaulipas, espero que el candidato independiente y que no es propio del PRD, pero sí de izquierda, de alguna sorpresa y creo que hasta allí. En Oaxaca me preocupa mucho, pues al desplazar a Benjamín Robles, vemos una gran polarización y creo que el partido se va a debilitar, no quiero ser ave de mal agüero, pero creo y veo un escenario muy complicado para el PRD.

–Tanto Ríos Piter y Barbosa coinciden con usted en esta visión sobre el PRD.

–Para quienes estamos haciendo trabajo legislativo, con poca coordinación con la dirigencia, es complicado, pues nosotros tratamos de apegarnos en todo a nuestros principios y estatutos, y la crisis del partido la vivimos abajo no en lo institucional o en la base burocrática. No. Es abajo, en los municipios y en los estados y no vemos cómo podemos combatir esos estados coludidos con el gobierno, partidos cooptados, etc., donde gobernamos igual y no levantan la voz ante los atropellos y la violación de derechos humanos y ponemos como ejemplo este caso concreto de Michoacán, lo que está pasando con Graco. Vemos una crisis complicada con el PRD, pero creo que todavía tenemos esperanza, hay gente al interior del propio PRD que vale la pena rescatar y que está haciendo un enorme esfuerzo y vamos a mantenernos, como lo hizo Benjamín, hasta el último momento que veamos la posibilidad de salvar al partido como institución, pues nosotros lo fundamos, no lo hizo la clase dirigente, los fundadores del PRD somos miles, no son este grupo que conduce y pensamos mantenernos hasta el último momento, remata la legisladora.