MÉXICO, DF., 9 de diciembre de 2015.- Mexicano por convicción, el entrenador rumano de la selección de balonmano de la UNAM, Gheorghe Gruia, falleció este miércoles, a los 75 años de edad en esta ciudad, de un ataque al corazón.

Leyenda universitaria y mundial, campeón del mundo con Rumania y considerado en su época como el “Pelé blanco del balonmano”, Gruia fue campeón del mundo en 1964, en Checoslovaquia, y en 1970, en Francia, además de ser medallista de bronce en Munich, en 1972, y campeón del mundo de Europa con su equipo el Steua, en 1968 y ocho veces campeón de Rumania con ese mismo equipo: 1963, 1967, 1968, 1969 1970, 1971, 1972 y 1973.

Después de esa maravillosa carrera, Gruia vino a México en 1978 y trabajó siempre en la UNAM con los equipos representativos y al momento de su muerte era el entrenador del equipo universitario. En 1993 la Federación Internacional de Handball (IHF) lo nombró como “el mejor balonmano de todos los tiempos”.