CIUDAD DE MÉXICO, 27 de marzo de 2016.- El Gobierno de la Ciudad de México informó respecto a la obra del desnivel Mixcoac–Insurgentes que el número de árboles susceptibles de retiro al inicio de la obra se redujo en 30 por ciento.

El total de árboles cuyo derribo estaba previsto y autorizado para la obra era de 855 originalmente. Hoy, el Gobierno de la Ciudad sólo contempla el derribo de 528, incluyendo el nuevo frente en Barranca del Muerto.

Como parte de esas autorizaciones, entre el 25 de marzo y el 30 de abril, se retirarán 40 árboles sobre Barranca del Muerto, entre Circuito Interior y Minerva.

El Gobierno de la CDMX reiteró que las compensaciones ambientales de la obra incluyen una restitución total del arbolado con especies de cuatro a ocho metros de altura y una edad aproximada de cinco años.

Además, en el camellón central de Río Mixcoac se construirá con la participación de vecinos y expertos, un parque lineal de 900 metros de longitud y 20 mil metros cuadrados, en el que se contempla un importante aspecto ecológico.

En él se plantará nueva y mejor arborización con especies originarias de la zona, y se sanearán y reforzarán las áreas verdes existentes.

En la zona, la Secretaría del Medio Ambiente capitalina ha plantado ya 354 árboles, entre jacarandas, liquidámbar, magnolias, nísperos y fresnos. Más de 250 árboles se conservarán en su sitio, y ya se han realizado 89 trasplantes.