MÉXICO, DF, 21 de diciembre de 2015.- Con una estrategia basada en cuatro puntos nodales, la Secretaría del Medio Ambiente federal (Semarnat) y la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) presentaron las acciones para la conservación de la vaquita marina, que se encuentra en peligro de extinción.

Durante la cancelación de la estampilla postal –se imprimieron 300 mil– de este mamífero en el Palacio de Correos, el procurador ambiental, Guillermo Haro, aseguró que la estrategia del Gobierno Federal será el de concientizar a la población, expandir las reservas de preservación y de mantener los operativos de preservación.

“Para evitar su extinción y promover su conservación el sector ambiental ha implementado la estrategia ambiental para la recuperación de la vaquita marina, incluye cuatro componentes principales: primero, la ampliación del polígono de protección para lo cual se suspendió la pesca comercial; segundo, la compensación económica a los pescadores ante la veda pesquera.

“La tercera, la inspección y vigilancia; para evitar su pesca incidental, de marzo a la fecha la Profepa ha realizado 13 mil 280 inspecciones, se han detenido a 58 personas y se han asegurado 265 artes de pesca, 68 embarcaciones y dos buques; la cuarta, es la introducción de nuevas artes de pesca que prevengan su afectación y evitar la captura de la vaquita marina y de otras especies. Se han capacitado 2 mil 426 funcionarios de Profepa y otras dependencias con el fin de implementar esta estrategia de conservación”, dijo Haro.

Por su parte, el titular de Semarnat, Rafael Pacchiano, recordó las causas por las que la vaquita marina ha perdido terreno de presencia en el Golfo de California, así como de la tortuga, esta última especie que también ha sido declarada en peligro de extinción.

Sin revelar cifras exactas sobre la población de la vaquita, Pacchiano aseguró que se mantendrán y fortalecerán las medidas para su conservación por mandato presidencial.

“Las principales amenazas a las que se enfrenta la vaquita marina es la pesca ilegal de tortuga, que también es una especie endémica y en peligro de extinción, que ha sido protegida desde 1975 y que ante la gran demanda del mercado asiático está sometida ante los grandes barcos pesqueros y que ha tenido a la vaquita en niveles alarmantes.

“La segunda razón es la pesca tradicional de camarón que se lleva en el Golfo en donde habita la vaquita y una tercera amenaza es el desconocimiento de parte de la sociedad sobre su existencia, su importancia y su nivel de riesgo”, comentó.