CIUDAD DE MÉXICO, 1 de junio de 2016.- El diputado federal de Morena, Juan Romero, deslindó a ese instituto político de las agresiones y actos humillantes que recibieron seis profesores en Comitán, Chiapas y responsabilizó al alcalde, Mario Guillén, de haber infiltrado, dijo, a vendedores ambulantes pertenecientes al movimiento Emiliano Zapata afiliado al PRI.

“Nuestro movimiento es pacífico, en redes sociales hay imágenes donde el joven que hace el corte a los maestros aparece en la campaña del año pasado en favor del PRI, hay varias acciones políticas, detrás de este telón de engaño que se genera a partir de estas imágenes que son reprobadas por Morena y por los propios maestros”, afirmó.

En entrevista telefónica, el legislador dijo desconocer cómo se infiltraron a la movilización de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), y enfatizó que no era gente de la Coordinadora, ni de Morena.

Acusó a los medios de comunicación de dar información irresponsable al acusar a ese partido de apoyar y permitir estos actos; añadió que hay una carencia de ética y genera una visión errónea de lo que realmente ocurre en aquel estado.

“De entrada, descalificamos los medios de comunicación, por no conducirse con objetividad ni ética periodística, que genera un ambiente más turbio en esta lucha que tiene el magisterio. Hay una carencia de ética y genera una visión errónea de lo que ocurre en Chiapas y vandaliza a la CNTE”, apuntó.

Refirió que los maestros tienen derecho a la justicia, aunque sean disidentes de la CNTE, con las máximas garantías, aun cuando son minoría, y reiteró que seguirán acompañando la lucha pacífica, “en este acto denigrante que se hace a los maestros, queda acreditado que ni son maestros ni son integrantes de Morena; y que se aplique la ley a quien tenga que aplicarse sea en este caso o en otros sin tomar en cuenta colores”, aseveró.

Revira PRI

El vicecoordinador del PRI en San Lázaro, Jorge Carlos Ramírez Marín, calificó la humillación hecha a los profesores, a quienes raparon y obligaron a caminar descalzos con insignias de traidores, como un acto de barbarie, y exigió que se aplique la ley a los responsables de agredir a los maestros que decidieron trabajar.

Responsabilizó a Morena de apoyar a los enemigos de la educación, “por tanto, en este tipo de acciones debe haber un deslinde de los partidos políticos, claro, este tipo de acciones no se deben permitir en México, que la CNDH actúe sin miramientos al igual que las autoridades, es una humillación hacia unas maestras que por el simple hecho de querer ir a trabajar sufren un acto de barbarie por estos barbajanes”, afirmó.