MÉXICO, DF, a 20 de mayo de 2015.- El debate entre los candidatos a jefes delegacionales por la Miguel Hidalgo se encendió luego de que la representante del Partido Acción Nacional (PAN), Xóchitl Gálvez criticó la remodelación de avenida Masaryk.

"Yo sí creo que ha habido muchos problemas de corrupción en esta delegación, que ha habido recursos para resolver el problema de la basura y se ha desviado, que ha habido recursos para hacer una obra eficiente en Masaryk y se ha desviado. Es una obra cara que no dejó contento a nadie. Se tomaron 100 millones de pesos para una calle y se dejó de atender la parte norte de la delegación, muy marginada", dijo Gálvez cuando los candidatos fueron preguntados por qué si hay muchas propuestas la delegación tiene tantos problemas.

Los asistentes al debate celebrado en el Club de Industriales y organizado por Voz de Polanco aplaudieron estruendosamente.

El candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y ex director de Gobierno de la delegación, David Razú defendió la obra.

"Primero comentar que durante años estuvo abandonada esa avenida que tenía 580 automóviles en las banquetas", explicaba Razú cuando los presentes soltaron abucheos, tantos que el moderador del encuentro, Salvador Camarena debió pedirles orden.

"Vamos a dejar hablar al candidato por favor", llamó Camarena.

"Decir simple y sencillamente que Masaryk va a ser un referente nacional de cómo es una avenida humana y positiva para el peatón. Pero más allá de eso y de que se invirtió en muchas cosas en la delegación se rescató la Pirulera, se rescató el cine Cosmos, la Alameda Tacubaya en fin...", explicaba el perredista antes que lo interrumpiera una campanita que indicaba que su tiempo terminaba.

Razú y Gálvez fueron los protagonistas del último debate entre aspirantes a jefes delegacionales, al que acudieron además los candidatos de los partidos Revolucionario Institucional y Verde ecologista de México (PRI-PVEM), Laura Ballesteros, el del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Héctor Vasconcelos y el independiente Arne Aus Den Ruthen.

En materia de uso de suelo también se generó la controversia entre los aspirantes. Gálvez criticó la corrupción en la delegación y aprovechó para soltarle un golpe a Razú y recordarle que rentó un penthouse construido en un predio irregular.

Razú ofreció transparencia total en materia de uso de suelo y reconoció que fue un error rentar ese departamento, no penthouse, aclaró, y reiteró que ignoraba la situación jurídica del terreno. Hubo expresiones de escepticismo de los asistentes.

Pero Gálvez no salió indemne. La ex panista Laura Ballesteros le preguntó sí sabía cuántos desarrollos inmobiliarios había en la delegación, y la ex candidata al gobierno de Hidalgo respondió que no sabía porque la información es difícil de obtener.

Ballesteros le explicó que no era difícil de obtener y que estaba publicada en la Gaceta oficial del Gobierno del Distrito Federal, donde se informa que son 60 desarrollos inmobiliarios.

Tropiezan candidatos
El debate duró dos horas y tuvo un formato mixto, uno de los cuales fue el de "bola rápida" donde los candidatos tropezaron.

Razú fue cuestionado sobre si recordaba alguna frase del fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas y su respuesta fue el silencio.
Xóchitl Gálvez tampoco pudo recordar alguna del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín y se justificó al decir que no era panista. Lo mismo le ocurrió a Laura Ballesteros cuando fue cuestionada sobre alguna frase del fundador del PRI, Plutarco Elías Calles, o del Verde, Jorge Emilio González y sólo balbuceó que ella creía en la participación ciudadana.

Arne negó ser la versión chilanga de "el Bronco", aseguró que es independiente, a pesar de haber sido panista. Por su parte Vasconcelos consideró que su campaña no es sólo testimonial.

Al debate acudieron la diputada local panista Gaby Salido, los presidentes del PAN y del PRI capitalinos, Mauricio Tabe y Mauricio López, el ex secretario de Gobernación Santiago Creel, la analista política Maria Amparo Casar y el periodista Alberto Aguirre.

Al final del encuentro ningún candidato se declaró ganador, Razú consideró que ganó la gente al conocer las propuestas de los candidatos y Gálvez dijo que los ganadores fueron la integridad, la decencia y la corrupción fue quien lo perdió.