MÉXICO, DF, 20 de abril de 2015.- “No vengo a administrar carencias, vengo a resolver problemas”, aseveró la candidata de Morena a la Jefatura Delegacional de Iztapalapa, Clara Brugada Molina, en el arranque de su campaña electoral.

Ante miles de congregados que cubrían las dos terceras partes del campo de béisbol del Deportivo Santa Cruz Meyehualco, la abanderada de Andrés Manuel López Obrador para arrebatar el principal bastión del PRD hizo el compromiso de que, en caso de ganar, se reducirá el 50 por ciento de su salario para destinarlo a las necesidades de la gente.

Ovacionada por militantes de Morena, de los que algunos aseguraban no ser acarreados, Clara Brugada señaló que no estaba de acuerdo con el trato que le da la ciudad a la demarcación de los iztapalapeños, pues cuentan con menos policías, tienen menos agua y reciben menos presupuestos en comparación con otras delegaciones.

“Para gobernar Iztapalapa no se trata de administrar, sino de luchar y lograr que sea respetada en toda la ciudad”, expresó desde la tarima donde estaba acompañada del líder de izquierda, López Obrador, y el presidente del CEN de Morena, Martín Batres Guadarrama.

Al realizar sus propuestas, quien ya fue delegada de esta demarcación política por el PRD, planteó recargar los mantos acuíferos para solventar la deuda de agua que se tiene con la demarcación.

Asumió el compromiso que todos las niñas y niños tengan agua para beber en las escuelas públicas a través de plantas potabilizadoras.

Brugada Molina apuesta por combatir la inseguridad y a que los jóvenes no caidan en las redes de la drogadicción y la delincuencia, impulsando el deporte y la cultura en Iztapalapa.

“Para los pobres, lo mejor”, en obras públicas, servicios, derechos, recreación y más igualdad, recalcó.

Priorizó las avenidas públicas, programas de bacheo, recuperar y duplicar áreas verdes en toda la delegación.

Se comprometió a que su gobierno ponga los terrenos para construir más escuelas preparatorias y se acabe con las matrículas insuficientes y jóvenes rechazados.

Al haber gobernado del 2009 al 2012 la misma demarcación, Clara Brugada no dudo en basar su discurso en propuestas cumplidas durante su administración en Iztapalapa.

Resaltó que ve las cosas desde otro modo a diferencia de los candidatos adversarios pues ella misma vive en la delegación.

“Yo vivo recibiendo agua cada 10 días, igual que más de medio millón de habitantes de Iztapalapa”, expresó.

Finalmente convocó a votar por Morena, a promover el voto por la izquierda que lucha y fijar las bases de la transformación de la demarcación.

“Morena viene a unir las izquierdas, no viene a dividirlas como aquellos que firmaron el Pacto por México o hicieron alianza con el partido de Elba Esther Gordillo”, remató.