MÉXICO, DF., 14 de agosto de 2015.- Pasaron 70 años antes de que un secretario de Estado pisara Cuba, donde este viernes se completa el acercamiento diplomático entre los dos antiguos enemigos.

John Kerry encabezó el histórico acto de izamiento de la bandera de Estados Unidos en la embajada de ese país en La Habana, un paso más entre ambas naciones en su objetivo por estrechar lazos.

John Kerry, quien sucede a Edward Stettinius, último secretario de Estado en visitar Cuba en 1945, agradeció el momento y aseguró es un día memorable para dejar a un lado las viejas barreras y explorar nuevas posibilidades.

“Esto no significa que debamos olvidar el pasado, ¿cómo podríamos? Por lo menos para mi generación, las imágenes son indelebles”, expresó.

Recordó que las relaciones entre Estados Unidos fueron suspendidas desde hace más de medio siglo, en el ámbar de la política de la Guerra Fría.

“El camino de aislamiento mutuo, distanciamiento que Estados Unidos y Cuba han estado atravesando no es lo correcto”, pronunció.

Ante autoridades de la isla, reconoció la disposición de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro “por haber tenido el coraje de unirnos de cara a una considerable oposición”.

La sede estadounidense fue cerrada durante la administración del presidente Dwight D. Eisenhower en 1961, cuando rompió relaciones diplomáticas con el gobierno de Fidel Castro.

Aquí el momento histórico