CHIAPAS, 8 de mayo de 2015.- Feliciano Velasco García, quien se desempeñaba como pastor del templo “Testigos de Jehová”, fue detenido luego de que dio una golpiza, hasta dejar muerto, a uno de los feligreses que le reclamó por no haberlo sanado.

Feliciano Velasco García se hacía llamar “Jehová Dios sanador de los enfermos”, por lo que la víctima, Francisco Gómez López, acudió el pasado 27 de abril a reclamarle el hecho de no haber sanado el mal lumbar que padecía.

En respuesta, el pastor lo tundió a golpes con un garrote y una varilla.

Tras dar muerte a Francisco Gómez, Feliciano Velasco García y su hermano Fernando, enterraron el cuerpo para desaparecerlo y ahora son acusados de homicidio.