CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo de 2015.- Las vistas aéreas de la ciudad capital son poco alentadoras, por no decir catastróficas. El aumento del parque vehicular, el uso irracional del automóvil y la falta de medidas de los estados colindantes a la CDMX, aunado a las condiciones climáticas adversas, han generado una seguidilla de días terribles para los capitalinos.