CIUDAD DE MÉXICO, 22 de abril de 2018.- En el segundo bloque sobre corrupción, José Antonio Meade dijo que se puede ser un servidor público limpio y para ello hay muestras en varios niveles de la administración.

Insistió que de ser Presidente, en su gobierno no habrá moches o casos como la venta de bodegas, en clara alusión al supuesto lavado de dinero vinculado a Ricardo Anaya.

Al abrir el debate sobre combate a corrupción, intervino Meade para señalar que se deben someter a todos los servidores públicos a una declaración patrimonial 7 de 7.

El Bronco fue literal y contundente al aseverar que a los delincuentes hay que darles un castigo ejemplar cortándoles una mano e incluso, tal medida, debería ser aprobada por ley.

Andrés Manuel López Obrador indicó que para reducir la corrupción se deben bajar los sueldos de funcionarios y vender bienes como el avión presidencial, del cual dijo ya ofertó al presidente de EU, Donald Trump y remató con el dicho, "si eso es ser populista, que me apunten en la lista".

El candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya, indicó que para abatir la corrupción se debe dar muerte civil y cárcel a los funcionarios que cometan algún delito contra el erario e impedir que algún día vuelvan a trabajar en cualquier orden de gobierno.

Meade reprochó a López Obrador que haya convertido a Morena en un negocio familiar con un presupuesto de tres mil millones de pesos.