CIUDAD DE MÉXICO, 23 de agosto de 2019.-  Luego de la comparación que hizo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador de Felipe Calderón con el comandante Borolas, el ex mandatario aseguró que no le quedó el saco, pero a "otros el cargo les queda grande".

"Hoy se cometen más de 100 homicidios al día, casi el doble que al final de mi gobierno, el cual comenzó a limpiar la casa plagada de animales venenosos. Hoy se les deja crecer porque no distinguen alacranes de abejas. A mí no me queda el saco, a otros el cargo les queda grande", publicó en su cuenta de Twitter.

En su conferencia matutina de este viernes, López Obrador señaló que el ex presidente Felipe Calderón inició la guerra contra el crimen organizado sin que tuviera un plan para ello y recordó que fue en Apatzingan, Michoacán, en donde anunció el plan contra la delincuencia portando un chaleco que le quedaba grande.

"Calderón declaró la guerra, le pegó un avispero a lo tonto... cuando declara la guerra a la delincuencia organizada, va a Michoacán, y va vestido de militar. Se pone un chaleco. Le quedaba grande. Parecía el comandante Borolas", dijo desde Tabasco.