MORELIA, Mich., 16 de octubre de 2020.– Después de casi tres años de lucha constante por adquirir el equipo y hacer otros con sus propias manos, vuelve el grupo de rock amateur Dejavú, llenando de ritmo cada rincón del kilometro, mote del Centro de Reinserción Social de Delitos de Alto Impacto, de Charo, en Michoacán.

Los integrantes originales, por así decirlo, del grupo de softrock, son Olaf y Raúl, ambos jóvenes de entre 28 y 35 años de edad, procesados desde hace casi nueve años por secuestro. Para ellos la justicia ha pausado sus vidas. No hay sentencia ni libertad, como muchos otros a quienes el Poder Judicial de Michoacán mantiene cautivos.

La agrupación nació en 2016, luego de triunfar en un concurso denominado La Voz Penitenciaria, sin embargo, luego de cambios en la administración del Centro el sueño musical de llegar a YouTube y conquistar los escenarios se esfumaron poco a poco.

Hoy, con el apoyo de la Coordinación del Sistema Penitenciario, han reunido los instrumentos musicales, fabricaron su ecualizador de manera artesanal y les donaron parte del equipo, las que se compraron a punta de vender dulces.

Más información AQUÍ