CIUDAD DE MÉXICO a 15 de septiembre de 2016.- La entrada a la plancha del Zócalo de la capital es custodiada por elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP), quienes permiten el paso, en primera instancia, a aquellas personas que llegan en camiones de diferentes partes de la República Mexicana.

Además de esta preferencia, las docenas de personas que arriban en autobuses al Primer Cuadro de la ciudad portan distintivitos para tener el acceso libre y participar en la ceremonia del Grito de la Independencia.

Quadratín México realizó un recorrido por avenidas y calles que rodean el Centro Histórico, y se pudo observar que camiones del Estado de México, Hidalgo, Querétaro y de Tlaxcala arribaron a la avenida Hidalgo para ser formados, hasta en doble fila, a un costado del Palacio de Bellas Artes.

Algunos de los camiones portaban letreros con los Estados mencionados, además de portar una leyenda de Aniversario de la Independencia1810-2016, que los avala ante los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP).

Además de este improvisado estacionamiento, a las afueras de las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) también se dejan los autobuses para después pasar lista a los asistentes.

A la llegada de dichas personas, se les da un pequeño lunch, un sándwich, una fruta y un jugo; lo consumen en la calle y después son encaminados al Zócalo.

Cabe destacar que las personas que llegan portan una pulsera, sobre todo de color blanco y verde, lo que les permite accesar, sin revisión del EMP, a la Plaza de la Constitución.

Las personas que llegan a la Ciudad de México no dan mayores detalles sobre su presencia ante un posible regaño o castigo de quienes los transportan.