CIUDAD DE MÉXICO, 25 de marzo de 2018.- Para miles de católicos, este domingo no fue como cualquier otro; representa, de acuerdo con las creencias, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, cuando la multitud lo recibió con hojas de palma.

Y en Iztapalapa, la cuna de esta emblemática tradición, el intenso sol y cielo despejado atestiguaron la celebración del Domingo de Ramos, correspondiente a la 175 representación de la Pasión y Muerte de Cristo.

La demarcación implementó un operativo de Seguridad y Protección Civil para resguardar a los cerca de nueve mil asistentes que asistieron al recorrido.

Conformado por 600 personas tanto de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México, como de la delegación, el operativo se desplegó por las principales calles por donde se realizó la procesión.

Los actores del evento, lucieron en todo momento profesionalismo a pesar de las altas temperaturas.

También participó la Dirección General de Protección Civil de Iztapalapa, que coordinó a voluntarios procedentes de instituciones como Guardias de México, Escuadrón de Rescate S19, Primera Respuesta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Asociación de Scouts de México, entre otros.

La delegación Iztapalapa recordó que la Calzada Ermita Iztapalapa (Ermita Baja), permanecerá cerrada al tránsito vehicular hasta las 15 horas de este domingo y reabrirá una vez finalizadas las actividades de dicha representación.

El recorrido concluyó en el Santuario del Señor de la Cuevita.