CIUDADDE MÉXICO, 30 de octubre de 2020.- A lo largo de su vida, Adán Jodorowsky fue almacenando en sus oídos temas clásicos franceses que ahora reversiona y comparte en Mis Grandes Éxitos, los cuales son "muy desconocidos en México".

Desde Los Cabos, Baja California Sur, en una residencia de artistas, disfrutando de un clima cálido y la vista del mar, el nacido en París, pero también con nacionalidad mexicana, charla vía telefónica sobre su álbum que liberará este 11 de noviembre.

"Son canciones que me acompañaron en mi infancia, juventud, ahora, a lo largo de mi vida y son parte de la cultura francesa. Elegí las que me gustan más. Hay muchas, obviamente, pero es como un avance y quise poner canciones muy desconocidas en México, pero éxitos en Francia", precisa Adán, sobre la grabación de nueve canciones, entre ellas una colaboración:

"Que aún no quiero decir, pues sabes cómo es… hay que dejar misterios, todo un marketing, que me gustaría no tener, pero estamos obligados a hacerlo (por disquera). Es como un bonus track".

Recuerda que Mis Grandes Éxitos lo grabó antes del Covid 19, "lo guarde y dije: 'lo sacaré durante la pandemia, para estar en actividad' y me sentó muy bien", porque no tenía muchas ganas de hacer gira, entonces, vino en el momento adecuado y pudo concentrarse en componer piezas originales.

"Ya compuse, creo que las grabaré en enero, para sacarlas en un EP, de cuatro, cinco canciones, algo así, es lo que tengo en mente", adelanta, serio, sobre su siguiente proyecto.

De su nuevo álbum, Jodorowsky ya soltó, como singles, Machistador, El Solitario Amor, Banana Split, Quién de los Dos, Es Así y Vértigo de Amor, donde filmó con alguien muy especial para él, su hermano Cristóbal, con quien no lo hacía desde hace más de 30 años:

"Desde la película Santa Sangre (dirigida por Alejandro Jodorowsky), en 1989; yo era niño. Él actuaba el papel principal y yo de su personaje cuando era niño. (Después de ello) Hicimos algunas obras de teatro, pero filmados juntos por una cámara, desde entonces y eso fue bello, colaborar de nuevo.

"La gente reaccionó mucho con ello: 'ohhh, increíble, no los veíamos juntos desde Santa Sangre', fue como un gran evento, porque Santa Sangre es una película culta para mucha gente, entonces, fue bonito y colaborar en familia me recuerda al universo del circo y este video es cercano a éste, por el payaso (que interpreta en Vértigo de Amor)".

Sobre algún concierto streaming, en estos tiempos de restricciones sanitarias, a Adán Jodorowsky no le interesa, pues tocar solo, sin público, para él no es un concierto.

Ya que considera que los directos son un ritual, desde comprar el boleto, ir a ver al artista, quien prepara su show, ensaya con los músicos y da de su persona de manera diferente delante de un público que de una cámara. "No me interesa mucho fingir que es un concierto".