CIUDAD DE MÉXICO, 29 de mayo de 2020.- El Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados advirtió que las medidas de austeridad decretadas por el Gobierno que establecen recortes de 75 por ciento a servicios generales, materiales e insumos, condenan a los ciudadanos a recibir servicios públicos malos y precarios. Especialmente resultan preocupantes los recortes al IMSS, ISSSTE, CFE y SEP, pues significan afectaciones al funcionamiento de servicios de vital importancia para la ciudadanía; solo por los caprichos de mandar recursos a obras faraónicas.

A través de un comunicado, menciona que la austeridad en la salud cuesta vidas, por eso ningún recorte debe afectar el suministro de insumos para traslados de emergencia, la compra de materiales médicos y de asepsia en hospitales como jabón quirúrgico e incluso productos farmacéuticos y de laboratorio.

Los integrantes de la comunidad escolar no tienen porque padecer carencias en su ambiente educativo por una mal entendida austeridad y menos en el escenario de regreso a las aulas. Los recortes a SEP comprometen el funcionamiento de las Universidades Públicas del país y el suministro de servicios como agua, luz e internet. 

La educación no debe estar sometida a recortes impulsivos, pues se condena el porvenir de la niñez y la juventud de México. El claro ejemplo es el del CIDE, que dejará de ser una opción de educación profesional de calidad para jóvenes que buscan superarse y trascender su condición de origen. Lo mismo sucederá con la ciencia y la tecnología, en las que este gobierno no cree; se afectará a los centros de investigación científica y tecnológica en todo el país como el Cinvestav del IPN y otras instituciones, que verán disminuidos sus recursos para material de laboratorio, proyectos de campo e insumos para experimentos.

La energía eléctrica es un servicio esencial en la vida de millones de mexicanos. De consumarse el recorte presupuestal a CFE se pone en riesgo la adquisición de combustibles y el mantenimiento oportuno de centrales que se usan para generar energía; provocando apagones y fallas en el sistema de abastecimiento, que pegarán a las comunidades que menos tienen y más necesitan de estos servicios.

Las y los diputados del Grupo Parlamentario del PRI exhortamos al Gobierno Federal a reconsiderar estas medidas de austeridad, pues además de las afectaciones en los servicios que presta el gobierno a los mexicanos, se condena a la quiebra a miles de proveedores del sector público y al desempleo de las familias que dependen de ello.

En tanto, que otras medidas ponen en riesgo la seguridad del sistema penitenciario.

Los recortes agravarán la crisis económica, empobrecerán los servicios públicos, desmantelarán el aparato administrativo del Estado y significarán costos innecesarios por demandas e incumplimiento de contratos.