CIUDAD DE MÉXICO, 6 de mayo de 2018.- El PRI intenta hacer un relanzamiento de partido y campaña y este domingo durante el evento Avanzar Contigo, realizado en la explanada de la sede nacional del tricolor, el nuevo dirigente, René Juárez y el aspirante presidencial, José Antonio Meade, agradecieron y reconocieron el trabajo del ex líder priista, Enrique Ochoa Reza, sin embargo, en sus discursos dejaron ver que había una falta de unidad, lo que ahora se recobrará con la nueva dirigencia.

En ese sentido, Meade aseguró que la gestión de Ochoa Reza estuvo marcada por los triunfos en el Estado de México y en Coahuila, donde, dijo, la gente estuvo convencida de que eran los mejores candidatos, por lo que llamó a están convencidos de que son la mejor opción en esta elección.

“Quiero reconocer a Enrique Ochoa Reza, quiero reconocer su dirigencia al frente de este partido, y quiero reconocerla porque fue una dirigencia marcado por triunfos electorales que se sentían difíciles, que se veían complicados, pero que ratificaron que este partido unido es invencible. Vamos a recordar hoy a Coahuila y al Estado de México, el secreto de esos dos triunfos, es uno solo, porque estamos convencidos de que Riquelme y Del Mazo eran las mejores opciones, y cuando estamos convencidos de que somos los mejores, salimos a ganar con visión, con talento, y logramos nuestros objetivos”, apuntó.

Al tiempo que también reconoció al nuevo dirigente nacional, René Juárez, de quien, dijo, reconoce una militancia activa y comprometida que pica piedra y palo, que toca puertas y que convence su vecindad, “a un dirigente del partido que, frente al reto y frente a la dificultad, viene y dice aquí: ¡Sí se puede! Desde aquí vemos al Doctor René Juárez alto y guapo, y con él, ¡vamos a ganar!”, enfatizó.

Mientras que el mismo René Juárez, solo se refirió a su antecesor al inicio de su discurso y con un breve agradecimiento, “aprovecho para expresar mi más amplio reconocimiento a nuestro amigo, expresidente del Comité Ejecutivo Nacional, Enrique Ochoa Reza, por la entrega, la pasión que entregó al frente  de nuestro instituto político”.

Juárez Cisneros fue enfático al decir que las campañas se construyen desde abajo y trabajando todos unidos en una misma ruta y con un mismo objetivo, por lo que refirió que, “ahí estaremos todos para ir sumando poco a poco y construir la victoria, que no le quede duda a nadie, hoy el partido y la campaña somos rieles de una misma vía”, manifestó.

Regresando a los viejos y emotivos discursos del priismo de antaño, Juárez Cisneros recordó las palabras de Luis Donaldo Colosio: queremos un PRI en todas partes, en todo el tiempo, en todo lugar y en cada espacio.

Insistió en que ese PRI es el que se necesita para ganar el 1 de julio, donde todos estén comprometido a construir para lograr la victoria. Así es como el “nuevo PRI” intenta resurgir de las cenizas que han dejado dirigencias y gobiernos marcados por la corrupción y que, hoy son un lastre para sus candidatos ciudadanos, el tiempo es corto y el reto mayúsculo, habrá que esperar si la emotividad y el regreso a  sus pasos, les alcanza.