AGUILILLA, Mich., 23 de abril de 2021.- En contraste con el pasado lunes, que la Agencia Quadratín visitó Aguililla y no fue posible visualizar elementos de la Federación, este viernes, con la visita de Monseñor Franco Coppola, la Policía Michoacán no estuvo sola: llegó la Sedena, Guardia Nacional y también la Marina.

No obstante, después de El Aguaje, silencio. No hay policías ni militares, solo estancias ganaderas abandonadas, limoneros esperando por un rocío, una brisa que acaricie sus sedientas hojas polvorientas secándose bajo el sol ardiente, que a las 15 horas rondaba los 40 grados a la sombra… Uno que otro vecino tomando “el fresco” en el pórtico.

La próxima parada con seguridad pública: la cabecera municipal, donde está acuartelada la Policía Michoacán desde hace una semana, aunque sin acceso a la ciudad, vigilando a la distancia, en la oscuridad, porque hace días no hay electricidad, según los vecinos de la propia población.

Más información AQUÍ