CIUDAD DE MÉXICO, 24 de junio de 2020. — “Amo a los árboles, los adoro”, expresó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al defender el avance en la construcción del Tren Maya, en el sur y sureste del País, y señalar que un amparo tiene inspiración política.

Este martes, trascendió que el juzgado segundo de distrito de amparo y juicios federales en el estado de Chiapas, ubicado en Tuxtla Gutiérrez, concedió una suspensión definitiva a la comunidad indígena Ch’ol contra la ejecución del proyecto para el tramo uno que va de Palenque a Escárcega.

“No se afecta la selva, voy a decir algo que es muy lamentable, ya casi no hay selva tropical en el País, se devastó, eso no lo vieron los ambientalistas, nada más quedan pequeñas áreas en las zonas arqueológicas, es donde hay selva, lo más que existe”, expresó el Jefe del Ejecutivo.

“Cuando se habla de selva estamos hablando de sitios donde hay maderas preciosas, donde hay caoba, que es la reina de las maderas, donde hay cedros, variedad de árboles muy grandes, ceibas, eso desgraciadamente ya no hay, son pocos los sitios, lo que hay es montealto y acahuales”, aseveró.

López Obrador aseguró que se van a cumplir con los ordenamientos legales del Poder Judicial: “Vamos a respetar a la autoridad”.

Apuntó que aún se desconoce el alcance de dicho amparo, por lo que este mismo miércoles sostendrán una reunión con Rogelio Jiménez Pons, director del Resultados de búsqueda Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“Esto no se origina realmente por donde va a pasar el Tren Maya, la promoción del amparo, no son los que podrían resultar afectados o presuntamente afectados, son organizaciones, esto tiene tintes políticos, y además es legítimo, son los que no quieren que hagamos nada”, dijo.

“No se detiene la obra porque no hay razón, ¿cómo procedió un amparo por una obra que se está haciendo en donde hay una vía de tren desde hace 80 años?, no es un trazo nuevo, es el Ferrocarril del Sureste”, añadió.

Señaló, en alusión al programa Sembrando Vida, que en su administración no se están destruyendo árboles sino que se realiza un plan de reforestación.

“El que no tiene una idea de esto piensa que se va a destruir la selva, yo les decía que hasta mi hijo me cuestionó, le tuve que explicar que al contrario, se está llevando a cabo en el sureste y en el País el programa más importante de reforestación en el mundo”, comentó.