CIUDAD DE MÉXICO, 20 de mayo de 2020.- El diputado federal del PRI Rubén Moreira propuso ante la Comisión Permanente reformar el artículo 123 de la Constitución para crear un seguro de desempleo temporal, lo anterior con el objetivo de apoyar a millones de mexicanos que se encuentran en difícil situación económica como causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Durante su participación en la sesión virtual que se realizó este día, el diputado coahuilense, argumentó que ante las medidas que se han tomado, como el cierre de comercios no esenciales, para contener los contagios, se ha visto muy afectada la economía nacional en todos sus sectores.

 “En México, actualmente no existe un seguro de este tipo; nuestra propuesta no busca desincentivar el desempleo, por el contrario, es una medida temporal que se puede utilizar ante emergencias sanitarias o crisis económicas como la que hoy estamos viviendo”, indicó.

De acuerdo a la iniciativa de reforma al 123 constitucional, se señala que, ante la situación de desempleo se debe garantizar temporalmente un ingreso económico suficiente. 

“Al efecto, se promoverá la creación de empleos, la organización social del trabajo y el respaldo económico ante el desempleo conforme a la ley”.

Recordó que de acuerdo al  Fondo Monetario Internacional (FMI) se estima una caída de más del 6.6 por ciento en el PIB de México para el 2020; además, que se prevé que esta crisis económica ocasione que más de dos millones de personas pierdan su empleo, y que cientos de negocios quiebren por falta de liquidez.

En ese sentido, destacó la importancia de crear este seguro temporal de desempleo, el cual apoyará a millones de personas a llevar el sustento a sus hogares, pues, señaló que, la falta de un ingreso pone en riesgo derechos básicos como la alimentación, e incluso, dijo, puede agravar el fenómeno de la inseguridad y la violencia.

Al respecto, refirió que se deben de revisar las acciones que están emprendiendo otros países en esta materia, donde han optado por destinar importantes apoyos económicos para respaldar a trabajadores, así como a las empresas, y como ejemplo, refirió que entre el 1 de febrero y el 17 de abril, más de 100 países anunciaron al menos 548 medidas de protección social, para mitigar los efectos inmediatos de la pérdida de empleo y medios de subsistencia.

De estas medidas, dijo, se calcula que alrededor de una quinta parte son subsidios, ayudas sociales, apoyos especiales y protección contra el desempleo, y aunque reconoció que en México se están implementando acciones, señaló que todavía falta mucho por hacer.

Recordó que, de acuerdo al Coneval de no realizarse acciones complementarias, la crisis económica generada por la emergencia sanitaria podría incrementar en 10 millones la población en situación de pobreza.

“El momento que vivimos nos obliga a ser sensibles y exige tomar decisiones para emprender acciones contundentes en la protección de las familias, de las micro, pequeñas y medianas empresas, de los comercios populares y las industrias que son quienes generan empleo y sustentan en gran medida la economía nacional”, puntualizó.