CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto de 2016.- Para el gobierno mexicano, Jesús Alfredo Guzmán Salazar no sólo sigue desaparecido, sino que ha intensificado su búsqueda, bajo la presunción de que está con vida y se encuentra en el estado de Jalisco.

La tarde de este domingo arribaron a Puerto Vallarta alrededor de mil miembros del Ejército, con la misión de reforzar la seguridad de la población e intensificar la localización del hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Fuentes federales consultadas por Quadratín México expresaron su rechazo categórico a las versiones sobre la presunta liberación del vástago del prominente criminal.

Añadieron que existen bases técnicas y científicas para descartar la posible puesta en libertad del hombre secuestrado hace una semana, junto con cinco acompañantes.

Los militares que llegaron a Puerto Vallarta vigilarán desde esa ciudad toda la costa jalisciense, y cuentan con información estratégica y tecnología de punta, además de que están en comunicación con el gobierno de Estados Unidos.

Asimismo, la misión castrense desplazada hacia el tercer puerto más importante de México estará en coordinación con la Marina, Policía Federal y  demás órganos de inteligencia y seguridad nacionales.