CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre de 2017.- Entre guerra de porras de priistas de distintas delegaciones, Mariachi, sonido de trompetas y matracas, militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) recibieron a Mikel Arriola en la explanada de la sede nacional, para su registro como precandidato a la jefatura de gobierno.

Ahí están reunidas además representaciones de las llamadas fuerzas vivas del PRI, como la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM), la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) o la Confederación Nacional Campesina (CNC) para apoyar al ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Como un combo de dos por uno, el evento también se convirtió en un acto de apoyo para el precandidato presidencial, José Antonio Meade, quien también llegó al evento.