CIUDAD DE MÉXICO, 14 de enero de 2020.- La propuesta del jefe del Ejecutivo para ser la titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, compareció ante los diputados y senadores de la Tercera Comisión de la Permanente, ante quienes afirmó que la tarea del ente que encabezará no será perseguir a la ciudadanía.

"El SAT es una institución que está para atender a la ciudadanía, no para perseguirla; no es nuestra intención que el ciudadano de a pie, el profesionista o los pequeños comerciantes y empresarios nos perciban como enemigos, al contrario, somos servidores públicos que estamos para ayudarlos y facilitarles las cosas", apuntó.

Durante su comparecencia ante la Tercera Comisión de trabajo: Hacienda y Crédito Público, Agricultura y Fomento, Comunicaciones y Obras Públicas de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión quienes aprobaron el dictamen para ratificarla, Buenrostro sostuvo que el SAT no promoverá el terrorismo fiscal o creará nuevos impuestos.

En ese sentido, afirmó que no serán inquisidores de las clases medias y populares, pues señaló que éstas han sido las que han contribuido cautivamente al sistema tributario del país; asimismo, enfatizó que tampoco van contra los empresarios cumplidos, quienes además generan empleos y  contribuye al sostenimiento de las arcas nacionales.

"Desde aquí decimos que el SAT no promueve ni promoverá jamás lo que llaman terrorismo fiscal; no somos inquisidores (...). No queremos ni pretendemos cargarle la mano al contribuyente que siempre ha aportado a través del IVA y el ISR. A todos ellos les decimos gracias y que no teman un ambiente de terrorismo fiscal o persecución que no habrá.

"Reiteramos que no habrá nuevos impuestos de ninguna especie; en este momento, no hay en la agenda del SAT la necesidad ni el objetivo de implementar ninguna reforma fiscal, antes de pensar en una reforma, tendremos que ser más eficientes en el marco de la legislación actual”, enfatizó.

Al respecto, recordó que México es el país con menor ingreso fiscal dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y uno de los países con peor recaudación en Latinoamérica.

Sin embargo, sostuvo que hay suficiente espacio para mejorar la recaudación sin necesidad de hacer una reforma fiscal, por lo que, dijo, que incrementar ésta a un porcentaje similar al de Chile, significaría un crecimiento en los ingresos tributarios del cuatro por ciento del PIB de México, es decir un 25 por ciento más de lo que se recauda actualmente.

Para ello, dijo, no es necesario el terrorismo fiscal ni la presión al contribuyente, sino con el que llamó el ABC para el SAT: aumentar la eficiencia recaudatoria; bajar la evasión y elusión fiscal; y combatir la corrupción.

Sostuvo que actualmente un billón 145 mil millones de pesos de personas, principalmente morales, así como físicas, han recurrido a litigios y amparos para no pagar los impuestos que les corresponde, cantidad que equivale a todos los programas sociales prioritarios de la actual administración por casi seis años, o al presupuesto del IMSS, ISSSTE y SSA por casi año y medio.

"Los números no mienten ni dejan lugar a la especulación, al igual que la corrupción, la impunidad se barre como las escaleras: de arriba hacia abajo.

"Que no les quede duda que eso es lo que haremos en el SAT; trabajaremos de la mano con la Unidad de Inteligencia Financiera y la Secretaría de la Función Pública”, puntualizó.

El dictamen donde el jefe del Ejecutivo propone a Raquel Buenrostro como jefa del SAT, y a Thalía Lagunas como nueva Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), fue aprobado por la Tercera Comisión, y será este miércoles durante la sesión de la Permanente cuando los legisladores ratifiquen el nombramiento.