CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre de 2016.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró 47 reptiles, 31 tarántulas y 17 peyotes en un domicilio de la Ciudad de México, los cuales pretendían ser comercializados de manera ilegal.

Previo trabajo de inteligencia, personal de la Profepa llevó a cabo inspecciones a dos domicilios en la Ciudad de México, donde en uno de ellos se localizó la flora y fauna que en su mayoría son especies en categoría de peligro de extinción.

Las acciones fueron en materia de tráfico ilegal de especies, toda vez que los animales y plantas tenían como fin su comercio nacional e internacional, debido a que el responsable de la posesión de estos ejemplares está vinculado con el tráfico ilegal de 259 reptiles incautados en septiembre de este año por autoridades de Holanda, caso que fue alertado por la Oficina Nacional de Interpol–México.

Los animales corresponden a especies como ajolote, víboras de cascabel, nauyaca, monstruo de Gila y tarántulas, enlistados en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en distintas categorías de riesgo de extinción.

Entre los reptiles se aseguraron 39 serpientes venenosas: 27 víboras de cascabel de ocho especies del género Crotalus que están catalogadas como sujetas a Protección especial (Pr); y 9 víboras nauyaca de cinco especies en estatus de Amenazada (A) y sujetas a Protección especial (Pr).

Asimismo, en el domicilio inspeccionado se encontraron especies exóticas:  una serpiente de Gabón y 2 cobras, éstas últimas enlistadas en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Amenazadas (CITES).

Otros ejemplares venenosos fueron dos lagartos que se distribuyen en el norte de México: un lagarto enchaquirado (Heloderma horridum) y un monstruo de Gila (Heloderma suspectum), ambos bajo categoría de Amenazados (A).

También se aseguraron otras especies mexicanas: un ajolote (Ambystoma mexicanum) catalogado en Peligro de extinción (P) y un lagarto alicante (Abronia sp.) en estatus de Amenazada (A).

En las 31 tarántulas incautadas hay una muy especial, pues recientemente se descubrió, incluso aún no se encuentra en las guías de identificación y se conoce comúnmente como tarántula de patas gordas (Cotztetlana sp.), género descrito recientemente en el año 2012, cuya distribución es en los estados de Puebla, Jalisco, Guerrero, Michoacán y Oaxaca.

La inspección contó con el apoyo de la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de la Ciudad de México.