CIUDAD DE MÉXICO, 14 de enero de 2020. — El avión Presidencial TP01 José María Morelos del Gobierno de México tiene un avalúo actual de 130 millones de dólares, y volverá al país para venderse a un solo comprador, a varios en copropiedad o hasta su renta.

La mañana de este martes, desde Palacio Nacional el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador detalló junto a Banobras y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), las decisiones que tomaron para evitar seguir pagando en Estados Unidos su mantenimiento.

“No queremos mal baratarlo”, señaló el Jefe del Ejecutivo durante la conferencia, en donde fue tajante que se están buscando las opciones para recuperar al menos una parte de los 218 millones de dólares, alrededor de 2 mil 952 millones de pesos, que se gastaron los gobierno de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto para comprar ese Boeing 787-8 que se adquirió en 2012.

“De una o de otra manera ese dinero se va a utilizar, podríamos hacer el compromiso con ellos de que el dinero se etiquetara a equipo médico, a todo lo que hace falta para mejorar la atención en hospitales públicos, para la gente que más lo necesita”, señaló.

López Obrador señaló que se busca a quienes “ayuden a reparar el daño”, heredado por las anteriores administraciones, por lo que se está relanzando el avión presidencial a la venta en dos diferentes formatos, o bien, para rentarlo.

Incluso señaló que se le ofreció al Gobierno de los Estados Unidos, con la finalidad de que se pague “en especie” con insumos de tecnología médica.

“Si llegamos vender la aeronave es suficiente para pagar el saldo que tiene el Gobierno con Banobras, y el resultado liberaría el remanente en presupuesto para poder ejercerlo en otros conceptos”, explicó Jorge Mendoza, director de Banobras.

El funcionario detalló que desde diciembre de 2018 la aeronave ha permanecido en Victoriville, California, Estados Unidos para su mantenimiento y preservación.

Se dieron 42 potenciales compradores de 216 países, 11 fueron invitador para presentar postura económica, seis ofrecieron propuestas, y dos presentaron propuestas por encima del avalúo, pero finalmente ninguno lo compró.

“Vamos a relanzar el esfuerzo de venta por lo que el Gobierno mexicano ha decidido que regresará a resguardo por parte de la Fuerza Aérea Mexicana, explorar tres alternativas para la comercialización, continuaremos con los esfuerzos para llevar la venta a un comprador único, la venta en copropiedad o la renta del avión”, detalló Mendoza.

Junto con el Avión Presidencial se anunció la enajenación en total de 28 aeronaves del Gobierno, 19 aviones y nueve helicópteros de nueve dependencias.

Con el objetivo de eliminar el transporte ejecutivo, el Gobierno de México insiste no solo en vender el TP01 Avión Presidencial, sino 38 a ser comercializados directamente por la Fiscalía General de la República (FGR), uno por ser enajenado a Pemex, cuatro más en mantenimiento, y 28 a la enajenación.

Por su parte, el General de División Manuel de Jesús Hernández González, comandante de la Fuerza Aérea, explicó que el mantenimiento cuesta siete mil dólares por semana en Estados Unidos, y se gastaron además 13 millones de pesos  en la preservación y 15 de mantenimiento.