CIUDAD DE MÉXICO, 23 de diciembre de 2018.- Después de cerca de 60 horas, miles de manifestantes de diversas organizaciones campesinas como Movimiento Antorcha Campesina, UNTA, CNC, entre otras, comenzaron a levantar el cerco que mantenían desde las 6 horas del viernes pasado en la Cámara de Diputados, ello luego de haber llegado a un acuerdo para ser escuchados en mesas de trabajo que se realizarán en la Secretaría de Gobernación (Segob).

En conferencia de prensa desde el recinto legislativo de San Lázaro, René Juárez, el coordinador de los diputados del PRI, informó que los legisladores Ismael Hernández, líder de la CNC y Brasil Acosta, de Antorcha campesina, pactaron con el coordinador de Morena, Mario Delgado, realizar a partir del 8 de enero, mesas de trabajo en la Segob, con cada una de las instancias de gobierno.

Lo anterior, señaló que será para analizar los planteamientos y demandas que tienen dichas organizaciones campesinas, que al actual Gobierno le corresponde entablar un proceso de negociación y diálogo, razón por la cual, dijo, los manifestantes decidieron retirarse de las inmediaciones del Palacio Legislativo.

"Queremos expresar que son luchas justas y demandas viables que los pueblos necesitan, y por eso tienen el respaldo y apoyo de nuestro grupo parlamentario”, sostuvo.

También lograron un aumento a los recursos del campo por cerca de ocho mil millones de pesos, con lo que la propuesta del Presupuesto para el campo pasó de 57 mil 343 millones 104 mil 826 pesos, a 65 mil 434 millones 880 mil 164 pesos.

Aunque las puertas del recinto legislativo se mantienen cerradas y el acceso y salida restringido por el personal de resguardo de la Cámara de Diputados, en la calle los manifestantes empiezan a recoger sus tiendas de campaña, colchonetas, algunos a barrer la calle, aunque los estragos han quedado en la basura que se encuentra, incluso, dentro del mismo recinto.

Así, las calles de Zapata, Congreso de la Unión y Eduardo Molina empiezan a despejarse, los camiones ya comienzan a salir del lugar con los campesinos que regresan a sus lugares de origen, para llegar a tiempo a la fiesta navideña este 24 de diciembre y con la promesa, bajo el brazo, de que sus demandas serán escuchadas y atendidas el año próximo.