CIUDAD DE MÉXICO, 9 de enero de 2020. — Un misil iraní presuntamente derribó el avión donde perdieron la vida al menos 176 personas, entre ellas 63 canadienses, de acuerdo al primer mandatario de ese país, Justin Trudeau.

En una conferencia realizada este jueves en Ottawa, el presidente de Canadá señaló que se ha solicitado información verídica al Gobierno de Irán, tras la caída del Boeing 737-800 ucraniano en Teherán, que se desplomó la madrugada del miércoles.

Irán manifestó tras el accidente que no compartiría la información de las investigaciones a Estados Unidos, por la fuerte tensión que existe con ese país, y su presidente Donald Trump.

Ante este escenario, y por la pérdida de sus connacionales, Trudeau precisó ante los representantes de los medios de comunicación en Canadá, que solicitarán acceso a las cajas negras por la información con la que cuenta de que “el avión fue derribado por un misil iraní”.

“La evidencia de inteligencia sugiere muy claramente una posible y probable causa del accidente… puede haber sido involuntario”, precisó sobre el vuelo PS752.

En el accidente perdieron la vida 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, cuatro personas de Afganistán, y tres británicos, incluyendo a los nueve miembros de la tripulación.