CANCÚN, QRoo, 21 de julio de 2019.- En la viva cultura maya, muchas historias se cuentan alrededor de ellos, por lo que poseen como plus un halo místico. Su agua, a veces, extremadamente fría, de una cualidad cristalina, es subyugante y roba el asombro y suspiros en un marco natural único, subterráneos o sobre la superficie… son los cenotes y en Quintana Roo son una experiencia única, una visita inolvidable y obligada.

En la Riviera Maya podemos encontrar al Siete Bocas, Chac Mool, Cristalino, Chi kin-Ha, Azul, Tajma Ha, Aktun Chén, Xunaan Ha, Tak Be Ha, Dos Ojos, Manatee, Nohoch Nachich, Gran Cenote, Cristal, Escondido, Ik Kil.. esperando al visitante con sus tranquilas aguas de colores fuertes o tenues.

Los cenotes se forman por el suelo calcáreo, que absorbe el agua de lluvia y la almacena en el subsuelo.

A lo largo del tiempo se forman cuevas inundadas y esa caprichosa belleza que se derrama y cautiva al visitante. Más información en Quadratín Quintana Roo