CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2016.- La visión de juego y el buen pitcheo fueron la combinación perfecta para que los Chicago Cubs derrotaran 3-2 a los Cleveland Indians en el quinto juego de la Serie Mundial de las Grandes Ligas.

Los asistentes al estadio Wrigley Field vivieron con dramatismo este encuentro que al final les otorgará un sexto partido en Cleveland, con la esperanza de romper una larga sequía de 108 años (último campeonato en 1908).

El marcador adverso (2-3) y ser visitante en los duelos finales será una complicada prueba para el actual monarca de la Liga Nacional que desea suceder a los Royals de Kansas City en la cúspide del beisbol.

Fue en la segunda entrada cuando el marcador se abrió por cortesía del dominicano José Ramírez, quien conectó un jonrón, situación que hacía parecer un nuevo triunfo de la “tribu”.

Sin embargo, el abridor Trevor Bauer cometió errores importantes en la cuarta entrada, hecho aprovechado por los Cubs que sumaron tres carreras para remontar el marcador.

Las siguientes cinco entradas se caracterizaron por ser de precaución para ambos equipos que no cometieron más pifias para sellar este resultado.

El juego 6 será este martes donde se presentará un duelo de pitcheo de Jake Arrieta de los Cubs, quien ganó el Juego 2, y Josh Tomlin de los Indians, quien fue el titular en el Juego 3.