CIUDAD DE MÉXICO, 21 de julio de 2019.- Con un mayor flujo de personas, atraídas por lo céntrico del Monumento a la Revolución, la 13a edición del Gran Remate de Libros, realizada del 12 al 21 de julio, reunió en su nueva sede a 233 mil 300 visitantes, quienes disfrutaron de 250 actividades culturales gratuitas y de los descuentos de 250 casas editoriales, que representaron a más de 700 sellos.

El gobierno capitalino informó que, de acuerdo con responsables de las editoriales, la nueva sede dio “una grata sorpresa” a los participantes, quienes aseguraron vivir este Remate −que el año pasado tuvo una afluencia de 121 mil asistentes− más organizado, con mayor afluencia de gente, y una notable mejoría en el espacio de los stands.

“Hay mucho más publico con una buena respuesta en ventas, también veo más coordinación y en términos de espacio antes (en el Auditorio Nacional) tenía la entrada en un costado y se nos complicaba la operación, pero ahora está mejor”, compartió́ Eduardo Morales Pérez, coordinador de ferias de la editorial Porrúa.

Alan Ortiz, de editorial Planeta, destacó que los lectores externaban su gusto por esta sede debido a su facilidad para llegar. “Hemos tenido buena aceptación por parte la gente, creo que es cuestión de trabajar la plaza para que las personas identifiquen mejor la oferta en este nuevo espacio”.

Lo mismo consideró Rodrigo Galindo, administrativo de La Jornada, quien aseguró que el nuevo espacio es más amplio, lo que permitió́ que visitantes como Mercedes Alvarado, de la alcaldía Cuauhtémoc, percibieran una oferta más extensa que los hizo recorrer todo el encuentro. 

“Antes identificaba dónde había poesía o los autores que me interesaban, pero ahora la recorrí toda por su nueva distribución para encontrar las mejores ofertas, siempre vengo a ver qué está barato, porque leo muchísimo”, compartió la asidua al Gran Remate de Libros.

Otro fiel asistente celebró la nueva sede “sobre todo por la distribución de los espacios, permite que no haya congestión y se puedan observar mucho mejor los libros”, expresó Mario Gómez, habitante de la alcaldía Azcapotzalco. Con notables descuentos, el Gran Remate se consolidó en su nueva sede como una excelente oferta vacacional durante verano, que atrajo a los habitantes de esta urbe y público foráneo, gracias a la oferta editorial a bajo costo, de sellos independientes y de las grandes casas editoriales.