CIUDAD DE MÉXICO, 22 de octubre de 2021.-  La modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM), que entrará en vigor en los próximos meses, detonará el crecimiento comercial bilateral de alimentos, en beneficio directo de los productores de ambas regiones, afirmaron funcionarios de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, productores y representantes europeos.

El director de Intercambio Académico Internacional y Fomento Tecnológico de Agricultura, Heberto Rivera Torres, señaló que la Unión Europea (UE) es un socio estratégico para México por la importancia económica, política y social de sus 27 países miembros.

Al participar en el seminario: Oportunidades Comerciales de la Modernización del Acuerdo Global México-UE en el Sector Agropecuario, destacó que el bloque europeo representa un mercado de más de 445 millones de personas y es, además, el principal importador de alimentos y bebidas del mundo, situación que deben aprovechar los productores mexicanos.

En representación del secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, el funcionario destacó que en 2020 las exportaciones agroalimentarias hacia esa región generaron ingresos al país por mil 158 millones de euros, lo que representa menos del 4.0 por ciento del total de nuestras exportaciones.

Rivera Torres sostuvo que la modernización del TLCUEM abre nuevas oportunidades de negocio para el campo mexicano, ya que se consiguieron condiciones más equitativas ante otros competidores internacionales, como la eliminación y reducción de aranceles en productos como café, miel, mango, plátano, aguacate, frutillas, espárragos, limón, cebolla, atún, pulpo, camarón, cerveza, tequila y mezcal.

El director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Francisco Javier Trujillo Arriaga, indicó que el capítulo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias del TLCUEM garantiza el derecho de ambas partes a establecer un nivel adecuado de protección en sus territorios, mediante regulaciones que salvaguarden los estatus sanitarios.

En el evento organizado por el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), subrayó que el documento destaca procedimientos específicos sobre evaluación de riesgo, revisión de las importaciones y la certificación para facilitar el comercio de alimentos.

El Senasica trabaja con sus contrapartes europeas, con el fin de evitar las negociaciones bilaterales entre México y algún integrante de la UE, ya que, dijo, el camino más eficiente para ambas partes es acordar criterios únicos equivalentes entre las 27 naciones.

México está listo para avanzar en la modernización del Acuerdo, hemos fortaleciendo la trazabilidad de nuestros sistemas productivos y estamos preparados para conocer los temas de atención del bloque europeo y facilitar el desarrollo de auditorías a los controles regulatorios y sistemas de inspección, afirmó Trujillo Arriaga.

La consejera Agropecuaria para Europa de la Secretaría de Agricultura, Adriana Herrera Moreno, sostuvo que, de acuerdo con proyecciones internacionales, el bloque europeo crecerá en los próximos años a una tasa de 4.0 por ciento anual, por lo que es fundamental posicionar a México como uno de sus principales socios comerciales.

Refirió que ese mercado es deficitario en una gran variedad de frutas y hortalizas, sin embargo, es muy exigente ya que se inclina por productos que incluyan prácticas sustentables y de responsabilidad con el ambiente.

Indicó que las empresas mexicanas deben garantizar la trazabilidad de su producción, ya que es uno de los aspectos más valorados por los consumidores europeos, al igual que el bienestar animal y la producción con bajos niveles de fertilizantes y pesticidas.

El embajador de México en el Reino de Bélgica y la Unión Europea, Rogelio Granguillhome Morfín, indicó que a 20 años de la firma del primer acuerdo comercial con la UE el comercio entre ambas partes se ha triplicado, por lo que la modernización del documento protege de mejor manera a productos con reconocimiento internacional como el tequila y el mezcal.

El TLCUEM, dijo, es la respuesta a un hecho contundente, México no sólo necesita más comercio, sino un mejor comercio, por lo que una vez que entre en vigor el acuerdo –lo cual se espera ocurra en el primer semestre de 2022—, los productores mexicanos y las empresas tendrán amplias oportunidades para exportar alimentos con reconocida demanda internacional.

El jefe adjunto de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Giulio Menato, señaló que los 27 países miembros de la UE coinciden en que la modernización del TLCUEM establece reglas sanitarias claras, lo que permitirá aumentar el intercambio comercial agroalimentario en beneficio de la seguridad alimentaria de ambas regiones.

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Juan Cortina Gallardo, subrayó que en la actualidad, la UE es el segundo socio comercial agroalimentario de México, con un intercambio de más de tres mil millones de dólares en 2020.

Expresó que los 27 países del bloque europeo cuentan con la seguridad de que en México se producen alimentos sanos, inocuos y de alta calidad, los cuales son regulados por una institución de reconocido prestigio a nivel internacional, como lo es el Senasica.