CIUDAD DE MÉXICO, 12 de junio de 2019. —Como lo había anticipado el martes pasado, Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), anunció que la Comisión especial para atender el tema migratorio, ya se encuentra en funcionamiento y en pláticas con los países centroamericanos.

En la conferencia de prensa matutina con el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, el canciller manifestó que el martes se reunieron con la Guardia Nacional, para verificar el despliegue que tendrán en la frontera sur, el cual será coordinado por el Ejército y la Marina.

“Se trata de una prioridad nacional, esto lo tenemos que hacer por México... hagamos la tarea y saquemos a México de un punto de tensión con el país más importante del mundo, esa es la encomienda, para proteger nuestra economía, para proteger nuestra estabilidad”, afirmó este miércoles desde Palacio Nacional.

Ebrard Casaubón, detalló que por la tarde de este miércoles los miembros que integran la comisión especial darán a conocer sus planes de trabajo, por lo que afirmó que en este momento el proyecto se encuentra en una etapa de implementación.

También detalló que una vez que se presenten los programas el viernes sostendrán una reunión con los gobernadores de Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz y Campeche, para compartir el programa y asignar las acciones correspondientes a los gobiernos estatales y federal.

Destacó que ya se encuentran en mesas de trabajo con los tres países centroamericanos que más migrantes expulsan en busca del sueño americano: Honduras, Guatemala y El Salvador, para ajustar las medidas que también les competen.

“Las razones que tenemos que atender son las razones que provocan a las personas a salir de sus países de origen… las causas de fondo son las que nos están preocupando y no solo a México”, dijo, rechazando que el Gobierno federal haya sido permisivo para el flujo migratorio ilegal.

El canciller manifestó que día a día se dará un informe de los avances que presenta el programa, ya que es una obligación cumplir con lo prometido, en un primer corte en el plazo que se dio de 45 días, y una revisión con los Estados Unidos en, ahora, menos de 90.