CIUDAD DE MÉXICO, 3 de diciembre de 2020.- Cruz Azul lució como un tren bala en el Estadio Azteca para golear a Pumas en Ida de semifinal y dar un paso firme a la final del Guard1anes 2020.

Los equipos apenas se acomodaban, pero la Máquina fue el que lo aprovechó, puesto que al minuto con 32 segundos, luego de tiro de esquina, despeje de los felinos, Orbelín Pineda volvió a meter el balón al área, de cabeza, Piojo Alvarado controló de pecho casi en el área chica, solo, se acomodó y tiró incomodo bajo los tres palos para el 1-0, ya con un rival y el portero González encima.

A los ocho minutos, luego de desdoble a velocidad de Cruz Azul e intento de pase filtrado de Romo, en la media luna, la pelota rebotó en la cara de un rival y le quedó rodadita a Rafael Baca, quien sacó bombazo de tres cuartos de cancha, arriba y pegado a un palo para el 2-0.

Cinco minutos después, La Máquina, más bien tren bala, consiguió la goleada, cuando en los linderos del área, Piojo Alvarado bajó de cabeza para Romo, quien como venía le pegó cruzado por abajo, el esférico pegó en un poste y sacudió las redes para el 3-0.

No todo fue miel sobre hojuelas para el Azul, puesto que a los 20 minutos, al parecer por una lesión en el tendón de Aquiles, dejó el campo Adrián Aldrete y su lugar lo ocupó Shaggy Martínez.

Iniciando el segundo tiempo, al primer minuto, parecía el cuarto de Cruz Azul, cuando Romo recuperó un balón en la salida de Pumas, le quedó a Cabecita Rodríguez, quien ya dentro del área, cruzó tiro que zumbó un poste.

UNAM tuvo su primera de gol un minuto después, cuando Alejandro Mayorga entró al área con pelota controlada y disparó al segundo palo, de parte interna, pero el guardavalla Corona desvió con manotazo.

El equipo cementero construyó una lapida pesada, pesadísima, al minuto 65, cuando luego de disparo de Cabecita que rechazó el arquero puma, Piojo contrarremató a las redes, pero luego de consultar el VAR, el árbitro anuló el gol por fuera de lugar.

Luego de un disparo de los felinos, al minuto 73, el esférico rebotó primero en la cabeza y luego en una mano de Pablo Aguilar, por lo que el árbitro consultó el VAR, pero finalmente no dio el penal.

Y al final del juego, al minuto 96, en contragolpe, Santi Giménez recibió en medio campo, avanzó y filtró para Romo, quien entrando al área punteó a las redes para el 4-0 final.