CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril de 2021.- Los trabajadores y el sistema productivo están en uno de los momentos de los más delicados de los últimos 100 años y en México hoy no es posible ver que tengamos en muchas regiones y sectores las peores condiciones laborales, señaló Reyes Soberanis Moreno, presidente del Congreso del Trabajo.

Por ello destacó que no se deber dejar pasar la oportunidad, para no  seguir siendo solo espectadores de los cambios que se proponen desde otros intereses y que afectan a los Trabajadores. “No dejemos que otros decidan por nosotros; debemos retomar el papel protagónico que le corresponde al movimiento de los Trabajadores, para borrar la terrible desigualdad que ahoga la justicia y el derecho que tienen todos los Trabajadores a vivir mejor”.  

Por ello en su toma de posesión convocó a todos a asumir con la máxima responsabilidad, en estos momentos críticos, el fortalecimiento de la unidad para emprender acciones que pongan a los trabajadores en mejores condiciones de vida.  

Actualmente, se enfrentan acciones que vienen desde diferentes expresiones para debilitar este instrumento que tienen los trabajadores para cambiar a mejores condiciones de vida. También se repudian los surgimientos de representaciones que se deben cuestionar por desvirtuar y utilizar el sindicalismo para otros propósitos, y se debe rechazar la simulación sindical.

El también dirigente de la COR destacó que no se justifica deplorar a la herramienta de lucha para alcanzar la anhelada justicia social. “La crisis por la pandemia Covid 19 ha generado condiciones que ponen en peligro la estabilidad en el empleo, afectando el ingreso, la vivienda y las condiciones sociales de los trabajadores; 450 millones de trabajadores perdieron el empleo en todo el mundo, la recuperación será lenta y complicada, esto demanda que todos asumamos nuestra responsabilidad y el papel que nos corresponde en este momento de la historia”, dijo.

Ante ello, dijo, desde el Congreso del Trabajo convocamos a la unidad nacional para hacer frente a los retos y desafíos que tenemos como nación, como clase trabajadora, como sectores productivos, como toda sociedad.  

Una unidad de diálogo abierto y constante, en donde se discutan de frente y de manera franca todos los temas que preocupan a los trabajadores y que son sus demandas: mejores salarios, generación de empleo, salud, vivienda, educación, pensiones, seguridad en las calles, entre otros. 

“Levantemos la voz porque la historia de la lucha continua, mientras exista la miseria, la desigualdad y la injusticia en que se debaten muchos de nuestros compañeros”, subrayó.

En forma contundente destacó que el Congreso del Trabajo tiene la responsabilidad histórica de devolverle al trabajador su dignidad humana; es el que transforma la materia prima y genera la riqueza con el esfuerzo del trabajo. Somos los brazos y los hombros que mueven a este país, nuestra dignidad y respeto por el trabajo lo llevamos en alto a cada rincón de México.

Hoy, “cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de ser actores de este proceso histórico, llevar a cada asamblea, a cada comité estatal, a cada fábrica, a cada taller, el mensaje de que el Congreso del Trabajo está más vivo que nunca, que asumimos nuestra responsabilidad por salvaguardar los derechos humanos y sociales de los trabajadores”.

“No es posible que la riqueza generada en una empresa no se vea reflejada en los salarios, que parte del negocio sea la evasión de impuestos y esquemas que pauperizan el ingreso y las prestaciones. México no debe ser un paraíso de la evasión de impuestos, esto ha debilitado los sistemas de seguridad social y las políticas públicas para la clase trabajadora.  

No debemos ser cómplices de que México se siga construyendo con enorme desigualdad”, señaló.