CIUDAD DE MÉXICO, 2 de julio de 2020.- El coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, dejó ver su desacuerdo con la propuesta que busca implementar un ingreso básico ciudadano o universal para toda aquella población que carece de algún beneficio gubernamental y defendió los programas sociales implementados por el Gobierno federal.

Mediante un comunicado, el morenista defendió lo que llamó, visión del Gobierno de la República de construir un Estado de Bienestar, al reconocer los derechos sociales en la Constitución y dirigir los apoyos a quienes más los necesitan.

Afirmó que dicho Estado de Bienestar que propone el Presidente, se basa en el reconocimiento y acceso a los derechos sociales, y tiene mayor alcance que una renta básica universal.

“No como un cheque para todos, sino como un derecho social, donde los grupos más vulnerables, finalmente, tendrían un apoyo a partir de su necesidad”, enfatizó.

Durante su participación en el encuentro virtual Diálogos de Cambio, Renta Básica en Tiempos de Pandemia, donde estuvieron presentes los expresidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y de Colombia, Ernesto Samper, Delgado recordó que, antes de la llegada de la pandemia al país, el Congreso mexicano reformó la Constitución para garantizar los derechos universales como, la pensión a adultos mayores, becas para los jóvenes, niños y personas con discapacidad, así como un sistema de salud de calidad y con medicamentos gratuitos.

De acuerdo a sus datos oficiales, indicó que esto generó que de 32 millones de hogares en México, 18 ya reciban un programa social, los cuales, con la pandemia, dijo, se incrementaron a 24 millones de familias.

“La clave está en identificar, y aquí en México es muy confuso, en el debate político, si de renta básica estamos hablando como un plan emergente para enfrentar el Covid, o estamos ya hablando de un concepto permanente (…), aquí la pregunta es ¿cómo seremos más eficaces para combatir la desigualdad y la pobreza?”, refirió.

Cabe señalar que diputados federales, incluso de Morena, han presentado diversas propuestas para implementar este tipo de ingreso en dos vertientes, el ingreso mínimo vital para atender a todos aquellos afectados en sus ingresos durante esta pandemia, por lo que sería de carácter temporal, por tres meses.

Y la segunda propuesta es el ingreso básico ciudadano o universal, que sería permanente y reconocido en la Constitución, con el objetivo de atender los grupos más vulnerables y así disminuir el número de pobres; ambas propuestas van dirigidos a todos aquellos que no gocen de ningún beneficio o programa social.