MORELIA, Mich., 15 de septiembre de 2020.- Han transcurrido 12 años desde los atentados terroristas que vivió Morelia la noche del 15 de septiembre de 2008 y que dejaran ocho fallecidos y más de 100 lesionados, pero más allá de las cifras, para las víctimas continúa el dolor.

El dolor que se clava en el cuerpo, el dolor de ver sufrir a los seres queridos, el dolor por el miedo y la incertidumbre, el dolor que no se va y no se hace menos.

Silla de ruedas, de por vida

María de Jesús Vázquez Silva y su familia se encontraban aquel 15 de septiembre en las inmediaciones del Palacio de Gobierno, en la celebración del Grito de Dolores, cuando ocurrieron los ataques con granadas que a ella le causaron la pérdida de una pierna y a su hijo, de entonces 14 años, lesiones permanentes.

Más información AQUÍ