CIUDAD DE MÉXICO, 10 de julio de 2020.- La Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) lamentó que el Gobierno Federal no tome en cuenta y minimice las recomendaciones de organismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que estima que, para finales del 2020, México tendrá el 50.3 por ciento de la población en pobreza y 18.2 por ciento en pobreza extrema. 

En ese sentido, la dirigencia nacional pidió que se establezcan estrategias y políticas públicas certeras para atender estos niveles de pobreza que se están acentuando en el país a partir de la emergencia sanitaria por el Covid-19. 

Insistieron que no sólo con programas sociales se van a atender a los millones de mexicanas y mexicanos que han perdido su empleo o que han tenido que cerrar sus negocios por esta crisis sanitaria, pues se deben establecer verdaderos planes para mitigar los efectos de la crisis y la recesión económica que enfrenta actualmente el país. 

Advirtieron que los efectos de esta pandemia se agravan cada vez más y los préstamos y apoyos a adultos mayores, madres solteras y micro empresarios no han sido suficientes, pues no abarcan a todos los sectores de la sociedad, quienes en su mayoría no cuentan con ingresos sólidos ni seguridad social, estando así en total indefensión.

Y es que de acuerdo a un informe que presentó la ONU, América Latina será el epicentro de la crisis sanitaria y económica, donde se pronostica que a finales de año 230 millones de personas serán pobres y la desigualdad aumentará hasta 4.7 por ciento en México y Brasil. 

Asimismo, la DNE pidió al Presidente de la República, redireccionar los recursos que se tienen contemplados en las obras faraónicas como el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía e implementar sistemas integrales de bienestar social accesibles y al alcance de todos los ciudadanos. 

Finalmente, lamentaron que contrario a lo que prometió el presidente de la República al inicio de su gobierno, éste se empeñe en continuar con megaproyectos que no beneficiarán al grueso de la población y por el contrario, dejará en la pobreza a millones de mexicanos y mexicanas.