CIUDAD DE MÉXICO, 22 de diciembre de 2019. — En la visita técnica al Complejo Termoeléctrico de Manzanillo, en Colima, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador aseguró que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está recuperando su función social sin corrupción.

Acompañado de Rocío Nahle, secretaria de Energía, del diputado Mario Delgado, el director de la CFE Manuel Bartlett, y el gobernador de Colima José Ignacio Peralta, el Primer Mandatario aseguró que se está dando marcha atrás a la privatización a la que apostaron sus antecesores.

“Hemos tomado la decisión de fortalecer la CFE, porque durante muchos años se aplicó una política contraria a las empresas públicas, se apostó a la privatización”, apuntó en las instalaciones inauguradas hace casi 37 años, el 1 de enero de 1982.

“¿Qué beneficios tuvo el pueblo de México con esa política? nada, al contrario se empobreció a millones de mexicanos, se produjo una monstruosa desigualdad, porque mientras unos cuantos acumularon enormes fortunas y aparecen en la lista de los hombres más ricos del mundo, millones de mexicanos carecen hasta de lo más indispensable”, reprochó López Obrador.

Aseguró que se va a fortalecer la Comisión Federal de Electricidad, debido a que urge consolidar a la empresa como líder, donde se prevé que al terminar el sexenio permanezca acaparando el 56 por ciento de la producción de energía.

“Ya desde este año es lo que vamos a hacer, ya estamos apoyando con más inversión a la CFE, porque el plan que quedó trunco, fallido, porque sonó la campana era que la CFE dejara de producir energía, querían que a finales del sexenio estuvieran produciendo el 20 por ciento del consumo nacional y el 80 por ciento lo querían manejar las empresas particulares, nacionales y sobre todo extranjeras”, dijo.

“Eso ya se detuvo y con mucha claridad hemos dicho, nada más hasta donde llegaron, llegaron a tener el 44 por ciento del mercado y la CFE el 56 por ciento, mínimo vamos a terminar el sexenio con la misma proporción pero va a seguir siendo la CFE una empresa pública mayoritaria en la distribución de la energía eléctrica en nuestro país, no es monopolio es proteger una empresa estratégica del pueblo y de la nación”, añadió.

López Obrador aseveró que el compromiso es rescatar la “función social” de la CFE, porque en anteriores administraciones aumentaron el precio de la luz, durante los 36 años del período neoliberal.

“Nosotros llevamos un año con esta nueva política y no ha aumentado el precio de la luz, ni va a aumentar en todo el sexenio porque vamos a competir con piso parejo con las empresas particulares que además de vender cara la energía a la CFE recibían hasta subsidio, ya se acabaron esos abusos”, afirmó.