CIUDAD DE MÉXICO., 8  de septiembre de 2021.- El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, aseveró que tras la declarar inconstitucional la penalización del aborto en México, el máximo órgano de justicia del país terminó de tajo con la criminalización contra las mujeres por ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.

“Hemos reiterado que todos estamos a favor de la vida, pero algunos estamos a favor de que la vida de las mujeres sea una vida en libertad en la que ejerzan sus derechos, que no estén sujetas a la violencia, a la tortura, coacción y prisión”, añadió en conferencia de prensa.

Desde la sede de la SCJN, refirió que la sentencia que impide a todos los jueces del país procesar penalmente a las mujeres que deciden terminar de manera voluntaria con su embarazo, en las primeras semanas de gestación, no se trata de un logro de la SCJN, sino un mérito de las damas que han luchado a lo largo de los años por sus derechos y de la llamada Marea Verde, conformada por jóvenes, que gritan que se respeten su derechos sexuales y reproductivos.

“El logro y el mérito es de todas ellas, es también un homenaje a todas las mujeres que han muerto en aborto clandestinos, a las mujeres que tuvieron que soportar prisiones injustas y a todas las mujeres que hoy se encuentran en una cárcel por haber ejercido sus derechos”, refirió.

El Ministro Presidente consideró que la agenda de la igualdad de género aún tiene deudas con varios sectores de las población como lograr una paridad sustantiva entre hombres y mujeres que se refleje en todas las instituciones públicas y privadas, y evitar la discriminación por motivo de género. 

“Hasta que tengamos instituciones en donde no haya acoso sexual o violencia de género o un país en donde las mujeres puedan caminar en libertad sin temor a ser violadas o a  que las maten, esa es la agenda pendiente y no es menor”, sostuvo. 

Arturo Zaldívar refirió que la reforma al Poder Judicial comienza a generar frutos, como sucedió con el Instituto de la Defensoría Pública que tiene rango Constitucional y se extienda a todos el país para defender a los mexicanos más pobres que se encuentren en una conflicto ante la ley o contra quienes vulneren sus derechos. 

Anunció que el Consejo de la Judicatura Federal aprobó un acuerdo para que el Instituto de la Defensoría Pública pueda asesorar, representar y defender a familias víctimas de feminicidio y a las mujeres que estén siendo procesadas, sentenciadas o pretender ser imputadas por el delito de aborto. 

“Vamos a defender a las niñas más pobres de este país, vamos a defender a las mujeres más marginadas, no vamos a permitir desde el Poder Judicial que se siga discriminando a la mujer y se les siga condenando a una prisión injusta simplemente por ejercer sus derechos”, aseguró. 

Al considerar que el delito de aborto castiga no solo a las mujeres sino a la pobreza, Zaldívar dijo que se deben tomar medidas para defender a quienes están encarceladas para que recuperen su libertad y que no sean procesadas a quienes se les pretenda imputar esos delitos. 

Zaldívar refirió que la Suprema Corte de Justicia de la Nación propuso ante el Consejo de la Judicatura Federal se concedan licencias de paternidad y se otorguen permisos por tres meses pagados para que los varones ayuden en la crianza y la atención de la familia, y no sea una condición solo de las mujeres, quienes en muchas ocasiones han tenido que postergar su vida profesional y laborar por la atención de sus hijos e hijas. 

“Estas licencias de paternidad, es quizá las medida más transformadora y revolucionaria que se ha tomado en la historia del Poder Judicial y de las instituciones públicas de México, pues generará terminar con el estereotipo de la mujer cuidadora, impedirá la discriminación laboral, porque sabemos que las mujeres no se les contrata o no se les asciende en el cargo por el temor a las licencias de maternidad, esto ayudará a romper la brecha salarial y permitir que las niños y los niños puedan tener un cuidado más completo no solo de su madre sino también de sus padres, ayudará a las familias no convencionales y a los hombres vivir su paternidad de manera plena desde las primeras etapas”, acotó. 

La licencia de paternidad de podrá ejercer en un periodo de nueve meses a partir del nacimiento o de la adopción de un infante.