CIUDAD DE MÉXICO, 31 de octubre de 2018.- La comparecencia de la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga, arrancó con una pifia ante las comisiones unidas de Desarrollo y Bienestar Social; de Desarrollo Urbano, Ordenamiento Territorial y Vivienda; y de Justicia.

En presentación de un programa general del estado que guarda la dependencia federal a su cargo, saludó a la presidenta de la Comisión de Desarrollo y Bienestar Social como Elvia Marcela Arellano Félix, cuando el nombre correcto de la senadora de Encuentro Social es Elvia Marcela Mora Arellano.

Bajo protesta de decir verdad sobre el estado que guarda la política social en materia de vivienda, desarrollo urbano, territorial y urbano como lo mandata la constitución, destacó su labor al frente de la Cruzada Nacional contra el Hambre, programa social dedicado a combatir la pobreza alimentaria.

A lo largo del sexenio, Robles Berlanga destacó su recorrido los municipios más pobres, así como las zonas más alejadas y olvidadas para que sintieran la presencia del gobierno, con acciones concretas que se desprendieron de la visita casa por casa de más de siete millones de hogares encabezado por jóvenes.

En el marco del análisis del Sexto Informe de Gobierno, resaltó la puesta en marcha el seguro de vida para jefas de familia que protege a las niñas y niños cuando quedan en orfandad e iniciar la incorporación de adultos mayores a partir de los 65 años.

También, acompañar la creación del programa social Prospera otorgando a los jóvenes de las familias beneficiadas una beca universitaria, pues el Presidente de la República “siempre ha pensado que la educación es una gran arma para salir de la pobreza”.

Ante los senadores integrantes de las comisiones unidas, Rosario Robles aseguró que sus convicciones han sido y siguen siendo las mismas: “trabajar por los más pobres y desiguales, los olvidados de siempre y las mujeres que aun con los avances siguen encadenadas a la violencia, la pobreza y la discriminación”.

“Por nuestros jóvenes para que no sean estigmatizados por su apariencia y por los indígenas para que no sean discriminados por el color de su piel”, aseveró la titular de Sedatu.

La funcionaria federal señaló que seguirá trabajando con una visión de que nadie se quede atrás. “El siglo 20 fue el de la Reforma Agraria; el siglo 21 debe ser el de la Reforma Urbana”, pidió asumir como visión de Estado para que las ciudades sean espacios de libertad, igualdad y felicidad, y en esa tarea enfatizó que el Senado de la República juega un papel fundamental.